Popularidad e Influencia en Redes Sociales: ¿Conoces La Diferencia?

Popularidad e Influencia en Redes Sociales - Joel Pinto RomeroSi estás desarrollando tu presencia en redes sociales, tanto para tu negocio como para tí como profesional, es importante conocer la diferencia entre influencia y popularidad, dos términos que suelen interpretarse de manera equivocada.

Como siempre, comenzamos por definir los dos términos:

Popularidad: Ser gustado, admirado, o disfrutado por mucha gente o, al menos, por un grupo de gente en particular.

Influencia: Personas que tienen la capacidad de influir positivamente, o negativamente, en un tema particular. Según el RAE, Persona con poder o autoridad con cuya intervención se puede obtener una ventaja, favor o beneficio.

Partiendo de aquí, la diferencia está clara: “Una persona popular es una persona querida, admirada, gustada por muchos. Una persona influyente es una persona que puede generar un cambio, que goza de la confianza del grupo que la rodea, sea grande o pequeño.”

Y fíjate que son dos conceptos que están tan poco relacionados, que la persona que tu menos esperes puede resultar sumamente influyente en un tema específico y ayudarte a tomar ciertas decisiones.

A mi me ocurrió personalmente: Tenía dudas acerca de si comprar o no unos accesorios para mi bicicleta y conversando con un amigo mío, que goza de toda mi confianza, le comenté de mi inquietud y, para mi sorpresa, resultó que este amigo mío, Alberto Polo Positivo, sabía un montón de cosas, muchas más de las que yo me imaginaba, acerca de bicicletas.

Y fue tanta la influencia que tuvo en mí, que cuando volví a tener inquietudes con respecto al tema de las bicicletas, recurrí nuevamente a él, sin dudarlo.

 

Una persona influyente tiene la capacidad de generar un cambio de opinión.

 

Los conceptos de popularidad e influencia tienes que tenerlos bien claros para saber diferenciarlos y aprovecharlos bien. En el caso que te comentaba de mi amigo Alberto, su opinión fue muy importante para mi y me hizo tomar la decisión de hacer algo. Y mi decisión no tuvo que ver con la popularidad de Alberto, ni con cuántos seguidores tiene en su cuenta de Twitter, ni nada por el estilo.

Mi decisión se basó en que le tengo confianza y que, cuando conversamos del tema de las bicicletas, demostró saber un montón.

 

La popularidad no determina la influencia.

 

Como lo ves, la influencia está fuertemente unida a dos elementos que vale la pena mencionar:

  • Confianza: Es obvio que para que una persona pueda influir en ti, tiene que haberse ganado tu confianza. Si no existe la confianza, esa persona no podrá ejercer en ti ningún tipo de influencia.
  • Autoridad: El conocimiento que dicha persona demuestre tener acerca de un tema determinado.

Y aunque es muy importante tener autoridad en un tema específico, demostrando conocerlo y manejarlo apropiada (y demostrablemente), si es una persona a la que no le tienes confianza, es como si no pasara nada.

En Internet abundan las listas que nombran a las personas más influyentes, como es el caso en el artículo que te incluyo al final de este post. Sin embargo, es importante saber distinguir que una persona “popular”, no es necesariamente influyente en un tópico específico.

Puede que sea muy querida, nombrada, mencionada y retuiteada, pero eso no necesariamente es un índice cierto de influencia.

 

¿Qué importancia tiene para tu producto una persona influyente en tu industria?

 

Y es aquí donde puedes ver la importancia de conocer la diferencia entre Popularidad e Influencia: Una persona que es influyente dentro de tu industria puede crear una corriente de opinión favorable hacia tu producto y esto derivar en más ventas. Punto.

Ten en cuenta que, si tu producto es realmente bueno, ofrece valor, es distinto de lo que ofrecen los demás, a una persona influyente le interesará conocerlo y hablar de él con los demás.

Es un intercambio mutuo: La persona influyente gana en conocimiento de su industria al hablar de un producto novedoso que tal vez pocas personas conocen, y tu producto se beneficia al contar con el aval de una persona influyente. Como dicen los angloparlantes: Una situación “ganar-ganar”.

Lo mismo, no necesariamente ocurre con una persona que sea solamente popular.

Te dejo abajo el vínculo al artículo en inglés de Douglas Karr, en Social Media Today, que desarrolla este tema de forma magistral, utilizando un lenguaje muy llano y sencillo.

Y ahora que hemos hablado de Popularidad e Influencia, ¿cómo planeas utilizarlas para promover tus productos o servicios?

 

 

Lectura Recomendada:
We Should Stop Saying Influential When We Mean Popular

Desde estos vínculos puedes ir directamente a las partes II y III de este post:
Popularidad e Influencia en Redes Sociales (Parte II): Escoge Lo Que Te Sirve y Lo Que No.
Popularidad e Influencia en Redes Sociales (Parte III): Crea Tu Propia Voz.

Artículo Relacionado:
Correspondencia e influencia: ¿Por qué compartimos contenidos?

¿Puede La Artesanía Ser Social?

Hablando con Ana García, Artesana del Jabón.

¿Puede La Artesanía Ser Social? - Joel Pinto RomeroHace algún tiempo coincidí con Ana, una vecina del barrio con la que de vez en cuando comento sobre su actividad como emprendedora.

Ana se dedica a la elaboración de jabones artesanales y, como sabe que ando en cosas de informática, siempre me cuenta lo que nos suelen decir todos que saben que estamos en ese mundillo: que si el ordenador va lento que, un día sin hacer nada el ordenador se puso tonto. Vamos, lo normal en este tipo de situaciones.

En una de las últimas charlas que tuvimos, durante una comida con otros amigos, surgió el tema de las redes sociales y Ana comentaba que no les encontraba sentido, que sí, que estarían bien y todo eso, pero que le gustaba más la relación directa en la calle, que eso del chat y estar todo el día en el ordenador no le iba, y mucho menos contar  todo lo que hacía a diario. ¡Vamos, si cuando se cruzaba con la vecina un par de veces seguidas ya le decía que iba con prisa para que no le preguntase más de la cuenta sobre su vida privada!

El caso es que en esa conversación a “multitud” unos defendían la presencia en las redes, otros no, y al final cada uno se fue a su casa con su propia idea sobre el tema.

Así que en una de esas veces que nos encontramos y surgió de nuevo la conversación, le comenté:
–  Ana, te invito un vermut y de paso charlamos sobre redes sociales y artesanía del jabón, ¿te parece?
– Por mí de acuerdo Joaquín, pero no me vas a convencer. Ya sabes lo que pienso. – contestó Ana.
– Te aseguro, Ana, que lo último que quiero es convencerte de nada, solo charlemos, ¿ok?

 

Y así fue como iniciamos la conversación.

 

– Oye Ana, ¿Cómo empezaste con la actividad de fabricar jabones artesanales, o mejor dicho cómo empezaste a darlo a conocer?

– Pues ya lo sabes – comenzó Ana – Empecé con la actividad de una manera casual, hice un taller de elaboración de jabones y empecé a hacer mis pruebas. Cuando tuve un producto que me agradaba lo enseñaba a los amigos para que lo probasen y me diesen su opinión sobre la textura, el olor, que sensación tenían al usarlos. Es mas, les dije: ¡Que no son de adorno, eh! Usarlos que me interesa saber lo que os parecen.

– Esos, al principio, los fui regalando. – continuó Ana – Eran unas pruebas. Después, ellos me fueron diciendo lo que les gustaba y lo que no, y así fui mejorando el producto. Al principio les recibía en casa, pero luego ya contacté con la dueña de una pequeña tienda de decoración y hogar, y ella los vende desde ahí.

– ¡Ajá! Creo que también vas a ferias de artesanía, a los pueblos de la zona, ¿no? ¿Qué te parecen esas ferias? La última ibas de lozana andaluza, si no me equivoco – sonrío yo.

Sí, era una feria de estas de tipo medieval – me responde Ana, sonriendo – A mi me gustan: Contactas con otros artesanos y luego nos pedimos los correos e intercambiamos ideas. Veo cómo decoran sus productos, como los promocionan en la feria y además es una manera de hablar con la gente que, aunque no generan muchas ventas, pero siempre te dan ideas y sugerencias, y para mi, eso es fundamental.

 

Saber lo que opinan de mi y de mi producto. Me ayudan a mejorar.

 

– Al final, Ana ¿la venta de donde te procede? – le pregunto yo.

– Fundamentalmente de la tienda, luego algún pedido que recibo por correo de la gente que me va conociendo y porque puse hace un tiempo una página web, ya sabes, de esas sencillas que se hace uno mismo, donde tengo lo que hago, fotos de algunas presentaciones de los productos, una dirección de contacto, el teléfono el email y poco más. Pero Joaquín, ¿no íbamos a hablar de redes sociales?

– Claro, Ana, estamos hablando de redes sociales. Imagina por un momento que estamos en esa Feria de artesanía que comentabas antes. ¿Qué ves? – le pregunto.

– Pues los puestos de los artesanos exponiendo cada uno sus productos.

– Perfecto.Verás que hay mucha gente en la plaza, algunos son amigos personales tuyos y se interesan por Ana la persona, pero otros que no te conocen, se interesan por los productos que vendes y manufacturas.

– Si, es cierto. Es más, hay uno que es un seguidor de las ferias y coincidimos en muchas ocasiones, aunque también es cierto que no tengo una relación personal de amistad con él. Eso si, siempre se interesa por mis productos y charlamos un rato sobre ellos y la forma en que los confecciono.

 

Ya estamos hablando de una red social: personas que se comunican entre sí.

 

– Vosotros y todos los que ocupamos la plaza, estamos representados en esa red por nuestros perfiles y estamos interconectados por la amistad en el caso de que nos conozcamos y nos llamamos amigos, o por algo que nos interesa, como es en este caso tu producto.  Así ocurre en Facebook, que sería la feria, dónde te conectas con tus amigos de verdad porque los conoces, y hay personas que se conectan contigo, porque les interesa lo que haces, cuando tienes una página de negocio.

Hay otras redes también, como Twitter y Pinterest por ejemplo, en las que las personas se conectan de distintas maneras. Twitter, como suelo decir, es un gorjeo de pajarillos en el parque, todos trinando al tiempo sin dirigirse a nadie en concreto, pero que sirve para difundir de un modo rápido mensajes cortos. En Pinterest, se utilizan más las imágenes que las palabras, pero como ves, todas las redes te sirven para transmitir información, interactuar y por tanto recibir ese feedback que tanto necesitas para tu negocio.

– ¿Sabes? Me has convencido. ¡Quiero estar en las redes sociales! Me parece un buen medio para dar a conocer el negocio y además poder recibir los comentarios y críticas de mis clientes y amigos. Sin esa información es muy difícil mejorar y avanzar en el negocio. ¿Cuando empezamos?.

Y es así, como Ana, la artesana del jabón, inicia su viaje a través de las redes sociales, creando una extensión para su negocio, abriendo una “plaza nueva” en la cual encontrarse con sus clientes y amigos, para conocerlos e interactuar con ellos, y aprender de ellos como crear un producto mejor.

y tú, ¿cuando te lanzas finalmente a este nuevo y apasionante mundo de lo social?

 

 

Autor: Joaquín Gómez Moreno
Quimico de formación profesionalmente dedicado a la consultoria en Sap Business One,  músico por vocación y actualmente  apasionándome en el mundo del Marketing digital y el Social Media como Community Manager. @gomezbar39

 

Artículo relacionado: El Valor de Las Relaciones: ¿Qué Puedes Esperar de Las Redes Sociales?

Pin It on Pinterest