5 Hábitos Muy Productivos Que Puedes Incorporar En Tu Vida Hoy Mismo.

5 Hábitos Muy Productivos Que Puedes Incorporar En Tu Vida Hoy Mismo - Joel Pinto RomeroY como todas las conversaciones deben completarse, y la semana pasada te hablaba de 3 hábitos tóxicos que había descubierto en mi vida – los cuales, por supuesto, me comprometo a reemplazar por hábitos mejores – pues no podía dejar de escribirte acerca de este artículo que leí esta semana.

Se titula “5 Hábitos Que Las Personas Súper Exitosas Tienen Al Amanecer” y hablaba de 5 actividades, súper sencillos y muy positivas que puedes incorporar en tu vida hoy mismo, y que seguramente te ayudarán a tener una rutina más productiva.

Por lo menos, a mi me han servido muchísimo, y aún cuando no me siento una persona súper exitosísima como dicen en el artículo, te puedo dar testimonio que, desde que los pongo en práctica, siento que aprovecho mucho más el tiempo.

 

El primero de todos: Comienza el día temprano.

 

Mi día comienza generalmente entre las 5:30 y las 6:00 de la mañana. Algunas veces, simplemente no puedo y duermo un rato más, pero por lo general, comienzo muy temprano.

¿Por qué tan temprano? Porque a esa hora del día, en la casa todos duermen y me da tiempo suficiente para ponerme al día con muchas cosas. Además, le puedo agregar un par de horas al día que, a fin de cuentas, siempre son buenas.

 

Segundo: Lleva una agenda de todas tus cosas pendientes.

 

Cuando somos más jóvenes y tenemos pocas cosas que hacer, pues nos es suficiente con confiar plenamente en nuestra memoria para llevar una “agenda” de todas nuestras cosas. Y mientras funcione, no hay ningún problema.

Pero cuando ya las cosas comienzan a complicarse, o cuando llevas múltiples proyectos al mismo tiempo, una agenda formal es tu mejor asistente. Yo he probado con varias herramientas: Nozbe, Wunderlist y, por último, con Todoist, que me ha parecido la mejor de todas.

Es muy diferente comenzar cada día, temprano y sabiendo qué cosas vas a hacer y en qué vas a invertir tu tiempo.

Tengo el hábito de revisar diariamente las actividades que tengo pendientes para el día siguiente, y para los próximos días, y de esa manera me hago una imagen mental bastante fidedigna del cómo van a ser mis próximos días.

 

Tercero: Hacer un poco de ejercicio.

 

Bueno, y esto no habría siquiera ni que mencionarlo, el ejercicio físico es una actividad de muchísimo valor, no solamente porque te permite mejorar tu condición física en general, mantener los músculos fuertes y flexibles, y el corazón bombeando sangre a su mejor capacidad, sino también porque resulta una actividad irremplazable para descargar el estrés.

Yo me enganché con la bicicleta desde hace más de dos años ya y te cuento que el cuerpo ya me pide salir en la bicicleta de manera regular. Tú puedes escoger la actividad que te resulte más cómoda, el deporte de tu preferencia.

El ejercicio físico es, para mí, la forma más natural y efectiva de desestresarme y recargar las baterías. 

En todo caso, lo importante es que debe ser parte de tu rutina diaria y que lo consideres no solamente como ejercicio físico, sino como una oportunidad para descargar el estrés que se acumula en nuestro cuerpo y nuestra mente cada segundo de nuestras vidas.

Cuando yo vuelvo de cada paseo en la bicicleta, y luego de ducharme, me siento super renovado y con mucha energía. Luego me cuentas tú cómo te va.

 

Cuarto: Ten claras las prioridades de cada día.

 

Una frase muy cierta y que debes grabar profundamente en tu hipotálamo es que “estar sumamente ocupado no significa ser sumamente productivo”, y que debes repetírtela siempre que sientas que estás haciendo muchas cosas y que sin embargo, pareciera que no avanzas.

¿Cómo lo solucionas? Estableciendo con claridad las cosas que tienes que lograr cada día, bien sea que se trate de adelantar pequeños pasos en grandes proyectos, o de ir cerrando cosas.

Hace un tiempo escribía en este blog que “todo lo que hagas debe producirte dinero o felicidad, o una combinación de ambas” y es una forma de ver las cosas muy necesaria y ciertamente importante.

El tiempo que se va, no vuelve. Por ello, cada minuto de tu vida debes invertirlo en cosas que aporten algo positivo.

El tiempo es nuestro recurso más escaso y, además, no es renovable en lo absoluto: Cada minuto que se va, no vuelve, no se repite, no se reemplaza. Por eso que decimos que cada segundo de la vida es único e irrepetible. Y siendo que el tiempo no se reemplaza, debes asegurarte de utilizarlo en aquellas cosas que son realmente importantes, o que forman parte de tu proyecto de vida, por muy sencillo que este sea.

Todo el tiempo que inviertas en otras cosas, es tiempo perdido.

 

Y por último: reflexionar, meditar, orar. Tú escoges.

 

Como sabes, y si no lo sabías, pues lo sabes ahora, soy una persona creyente…bastante. Y como tal, suelo dedicarle tiempo de mi día (generalmente cuando estoy paseando a la perrita todas las mañanas) para rezar y ponerme en contacto con Dios para pedir por mis cosas, para hacer revisión de las cosas que hago, de las que tengo por hacer, en fin, para aclararme la mente y tratar de retomar la paz interior.

Busca siempre un espacio íntimo en dónde puedas conectarte con tu “yo” interior y lograr un punto de equilibrio emocional y espiritual.

Este momento de oración me permite controlar mis emociones, ver lo que es y lo que no es, separar las emociones importantes de las que no lo son tanto, ponerme en foco y renovar mis energías.

Cómo te comentaba al principio, son cinco hábitos que he puesto en práctica en mi vida y que me han ayudado a aprovechar de una manera mucho más efectiva y eficiente mi tiempo.

No se trata de que los apliques todos en tu vida pero si pudieras incorporar aquel que sientes que te hace más falta, sería fenomenal. En el artículo que te recomiendo leer hoy, verás que son estos los hábitos que separan a las personas exitosas de las personas promedio.

¿Qué tal si nos damos la oportunidad?¿Qué te parece?

 

Artículo al cual hacía referencia al principio
5 Habits That The Super Successful Have Before Sunrise

 

Artículos que te recomiendo leer en este blog:
4 Consejos de Productividad para Administrar tu Tiempo de forma Efectiva

 

4 Consejos de Productividad para Administrar tu Tiempo de forma Efectiva

4 Consejos de Productividad para Administrar tu Tiempo de forma Efectiva -Joel Pinto RomeroHace poco conversaba con un compañero acerca de la gestión del tiempo y el logro de nuestras metas personales y profesionales, y pareciera ser un tema que se vuelve algo problemático, sobre todo ante la inmensa cantidad de cosas que, día a día, luchan por llamar nuestra atención y piden que le dediquemos una parte, o una gran parte, de nuestro tiempo.

Y para prestarle atención a toda esa avalancha de cosas y de actividades que se nos presentan diariamente, tenemos un único recurso, limitado y no renovable: tiempo.

Para bien o para mal, el día tan sólo tiene 24 horas, la semana tiene 7 días, y un año tiene entre 365 y 366 días, según el año sea bisiesto o no.

Hasta la fecha en que escribo este post, no hay ningún cambio programado para ello, ni hasta la fecha se ha descubierto una fórmula que permita añadirle horas al día, ni días a la semana, ni semanas al año.

Por lo que, para todo lo que queramos hacer de nuestra vida, tenemos un día de 24 horas. Ni una más, ni una menos.

Todo lo que hagas debe producirte dinero o felicidad, o una combinación de ambas.

Suena cruel, pero lamentablemente, es cierto: Si lo que estás haciendo no te produce dinero (o te ayuda a producir dinero), ni te genera felicidad (o te ayuda a sentirte más feliz), entonces el tiempo que estás invirtiendo en esa actividad lo puedes considerar tiempo perdido.

¿Por qué perdido? Porque no hay forma de que tu puedas volver a disponer del tiempo que invertiste en esa actividad para hacer otra cosa más productiva. El tiempo no se recicla. Simplemente pasó y se acabó.

 

Organiza tu tiempo siguiendo estos cuatro sencillos pasos.

 

 

 

Es por ello que lo primero que debes hacer es establecer prioridades, por lo menos es lo que yo hago con mi vida personal y profesional.

No hay tiempo para hacerlo todo, ni tampoco vale la pena invertir tu tiempo en hacer ciertas cosas.

Hay muchas cosas que yo quisiera hacer, pero cuando las clasifico según los objetivos que quiero lograr, me doy cuenta de que no todas ellas me resultan realmente necesarias a corto o mediano plazo.

Y en esto tenemos que ser muy sinceros con nosotros mismos: tal vez ese curso de oratoria que sientes tan necesario, pueda esperar, y que en cambio, debas concentrar tu tiempo en conocer más íntimamente el producto que vendes.

Ya una vez que sé en que actividades debo invertir mi tiempo, debo tomar en cuenta si las tengo que realizar antes de una fecha determinada, es decir, si tengo un tiempo límite, o no, para ellas.

De esta manera sé cuáles actividades debo realizar hoy, cuáles mañana, o durante la semana, o sencillamente, cuáles puedo dejar para la semana que viene, sin que me genere un contratiempo.

 

Clasifica entonces tus actividades prioritarias según el tiempo que toma ejecutarlas.

 

Una vez que hago la lista de todas aquellas actividades que me ayudan a lograr mis objetivos de ganar dinero y vivir una vida más feliz, y conociendo cuando se supone que debo terminar de realizarlas, entonces las clasifico según el tiempo que requieren para su ejecución.

Hay actividades que puedo realizar en un par de horas, hay otras que no. Hay actividades que realizo solamente una vez, hay otras que debo realizar de forma  continua o cada cierto tiempo.

Teniendo esto en mente, pongo las cosas en perspectiva y puedo planificar mejor mi tiempo.

Para explicártelo mejor, te pongo un ejemplo:

  • Correr bicicleta: me hace sentir muy feliz y me ayuda a ser más productivo en mi trabajo. Es una actividad que debo realizar de forma continua, por lo que le dedico entre 90 y 150 minutos cada sesión, de 3 a 4 veces por semana, todas las semanas.
  • Curso de formación superior: Estoy haciendo un curso que me ayuda a profundizar el manejo del producto con el que estoy trabajando, por lo que me ayuda a producir más dinero. Es un curso que cuenta con 12 temas, cada uno con varias capítulos que pueden llegar a durar hasta una hora cada uno. ¿Puedo realizarlo en un día? No. Por lo tanto, me he programado para dedicarle entre tres y cuatro días cada semana, entre dos y tres horas cada sesión, hasta que termine el curso.

Cuando he llegado a este punto, ya tengo más o menos claro como voy a utilizar mi día, qué actividades voy a realizar y cuanto tiempo espero dedicarle a cada una de ellas.

No quiero decir con esto que tu día debe ser una lista inflexible de cosas que debes hacer, con minutos y segundos para cada una. No me refiero a algo tan rígido y estricto, pero sí necesariamente es algo que debemos tomar con bastante seriedad y verlo como un ejercicio de organización y planificación.

El tiempo debe administrarse con sentido común y utilizarlo en cosas que sean relevantes para nosotros.

El tiempo es un recurso muy valioso como para malgastarlo en cosas que no nos llevan a ningún sitio. Tal vez te estés preguntando: “¿Joel y que pasa si sencillamente necesito relajarme un poco y desconectarme del mundo para recargar baterías?”

Pues que en ese momento tienes un objetivo muy claro: “desconectarte del mundo”. Eso te va a ayudar a sentirte más feliz, por lo tanto, es una tarea que puedes considerar prioritaria y dedicarle el tiempo que consideres prudente.

Pero, ¿pasarías tu un par de horas, leyendo un periódico que no tenga ninguna noticia que sea de tu interés?, ¿O podrías sentarte toda una tarde enfrente del televisor y pasar de un canal a otros, sin detenerte a ver nada en particular?, ¿o podrías estar en la oficina, chateando con tus amigos en Facebook, cuando tienes pendiente preparar una oferta de servicios que tiene que entregarse esta tarde, antes de las 6?

¿Qué otra cosa crees tú que podrías hacer para llevar a cabo una gestión más efectiva de tu tiempo?

 

Créditos fotografía: lightkeeper / 123RF Stock Photo

 

Lecturas que te recomiendo:
Introducción al Curso Gratuito “Gestión del Tiempo”

Pin It on Pinterest