Popularidad e Influencia en Redes Sociales (Parte III): Crea Tu Propia Voz.

Popularidad e Influencia en Redes Sociales (Parte III): Crea Tu Propia Voz.

Crea Tu Propia Voz - Joel Pinto RomeroDefinitivamente el tema de la “influencia” en Redes Sociales genera mucha expectativa.

Tal vez sea porque ser influyentes es el objetivo de muchos y están aprovechando el impacto que crean las redes sociales para ganar una extraordinaria visibilidad y convertirse en personas populares, creyendo por ello que son “influyentes”, tal vez se trate de personas que quieren aportar realmente valor a otros.

Un comentario que hizo mi querido compañero Juan Urrios en una entrega anterior (vínculo al final) refleja la realidad que se esconde detrás de cada persona influyente.

Vale decir, detrás de toda persona que puede aportar valor y generar un cambio en la vida de otras, y que debe también ser la realidad detrás de nuestra presencia digital.

Lo copio con su permiso:

“Debemos tener nuestro propio criterio. No por influyente y responsable que sea alguien, tenemos ni debemos decir amén a todo lo que diga, ya que seríamos meros monos de repetición. Es evidente que cuanto más preparada esté una persona mayor será su nivel crítico…”

 

La importancia de crear tu propia voz.

 

El comentario de Juan menciona tres cosas fundamentales para que puedas desarrollar una personalidad propia, que sea tuya y no la copia de cualquier otro personaje de los que pululan por las redes sociales, que te identifique y que te permita dejar tu propia huella.

  • Debemos tener nuestro propio criterio: Dar paso a nuestras propias opiniones, pensamientos, reflexiones, criterios… Para tener una voz propio es necesario que tu voz te pertenezca, que sea tuya, y eso solamente será posible si esa voz surge únicamente, y naturalmente, de ti. No importa lo muy fuerte o muy suave que pueda ser, es tu voz, te pertenece y te identifica.
  • No te conviertas en un mero mono de repetición: Y no creo que haga falta agregarle nada. Compartir contenido solamente porque lo escribe alguien que tu consideras influyente, o porque el título te resultó atractivo y nada más, no es la mejor manera de construir tu propia voz. Lo que compartes, incluso el contenido que generas tu mismo, debe ser un reflejo de tus pensamientos, de lo que crees que está bien y que aportará valor a los demás. Compartir por compartir te convertirá en una antena repetidora y nada más. No aportarás nada y nadie escuchará tu voz, porque no la tendrás.
  • Cuanto más preparada esté una persona, mayor será su nivel crítico: Y es realmente este punto el que te ayudará a construir una voz fuerte y muy tuya: formarte continuamente, leer mucho, participar en grupos de debate y de discusión, preguntar lo que no sabes, indagar, buscar, tener siempre una sed de conocer cosas, de aprender más, de formarte en aquello por lo que sientes pasión. De esta manera, no solamente tendrás un nivel crítico lo suficientemente fuerte como para distinguir el grano de la paja, sino que podrás compartir, y generar, contenido realmente interesante, de valor, que le gustará a la gente que lo lee y que les ayudará a propiciar cambios en sus vidas y sus negocios.

Mientras preparaba este post, uno de los blogueros que leo con más regularidad y de quien comparto casi todo lo que publica y que te recomiendo leer, Andrés Pérez Ortega, especialista en Marca Personal, publicaba en su blog un artículo titulado “¿Eres una voz o un altavoz?” en el cual escribía la siguiente frase: “La Marca Personal es un instrumento que se basa en el desarrollo de las libertades individuales y yo creo profundamente en ello.”

Y justamente se trata de eso: ¡tu libertad individual! Tu voz debe ser un reflejo libre de quién tu eres, tanto profesional como personalmente, un reflejo honesto, sincero, sin maquillajes ni tapujos. Cualquier cosa que sea impuesta – bien sea para hacerte más popular o ganar más visibilidad – se notará en el tiempo.

Dicen que “primero se atrapa a un mentiroso que a un cojo”, y es algo que debes tomar en cuenta.

Que por encima de todo, brille tu voz, grande o pequeña, fuerte o suave, pero que sea ella la que le de vida a tu individualidad.

 

Artículos recomendado:
El artículo que te mencioné de Andrés Pérez: Te van a oír XVIII: ¿Eres una voz o un altavoz? a quién definitivamente te recomiendo leer.

Desde aquí puedes ir a las dos primeras partes de este post:
Popularidad e Influencia en Redes Sociales (Parte II): Escoge Lo Que Te Sirve y Lo Que No.
Popularidad e Influencia en Redes Sociales (Parte III): Crea Tu Propia Voz.

Artículo relacionado en este blog:
Popularidad e Influencia en Redes Sociales: ¿Conoces la diferencia?

 

Popularidad e Influencia en Redes Sociales: ¿Conoces La Diferencia?

Popularidad e Influencia en Redes Sociales - Joel Pinto RomeroSi estás desarrollando tu presencia en redes sociales, tanto para tu negocio como para tí como profesional, es importante conocer la diferencia entre influencia y popularidad, dos términos que suelen interpretarse de manera equivocada.

Como siempre, comenzamos por definir los dos términos:

Popularidad: Ser gustado, admirado, o disfrutado por mucha gente o, al menos, por un grupo de gente en particular.

Influencia: Personas que tienen la capacidad de influir positivamente, o negativamente, en un tema particular. Según el RAE, Persona con poder o autoridad con cuya intervención se puede obtener una ventaja, favor o beneficio.

Partiendo de aquí, la diferencia está clara: “Una persona popular es una persona querida, admirada, gustada por muchos. Una persona influyente es una persona que puede generar un cambio, que goza de la confianza del grupo que la rodea, sea grande o pequeño.”

Y fíjate que son dos conceptos que están tan poco relacionados, que la persona que tu menos esperes puede resultar sumamente influyente en un tema específico y ayudarte a tomar ciertas decisiones.

A mi me ocurrió personalmente: Tenía dudas acerca de si comprar o no unos accesorios para mi bicicleta y conversando con un amigo mío, que goza de toda mi confianza, le comenté de mi inquietud y, para mi sorpresa, resultó que este amigo mío, Alberto Polo Positivo, sabía un montón de cosas, muchas más de las que yo me imaginaba, acerca de bicicletas.

Y fue tanta la influencia que tuvo en mí, que cuando volví a tener inquietudes con respecto al tema de las bicicletas, recurrí nuevamente a él, sin dudarlo.

 

Una persona influyente tiene la capacidad de generar un cambio de opinión.

 

Los conceptos de popularidad e influencia tienes que tenerlos bien claros para saber diferenciarlos y aprovecharlos bien. En el caso que te comentaba de mi amigo Alberto, su opinión fue muy importante para mi y me hizo tomar la decisión de hacer algo. Y mi decisión no tuvo que ver con la popularidad de Alberto, ni con cuántos seguidores tiene en su cuenta de Twitter, ni nada por el estilo.

Mi decisión se basó en que le tengo confianza y que, cuando conversamos del tema de las bicicletas, demostró saber un montón.

 

La popularidad no determina la influencia.

 

Como lo ves, la influencia está fuertemente unida a dos elementos que vale la pena mencionar:

  • Confianza: Es obvio que para que una persona pueda influir en ti, tiene que haberse ganado tu confianza. Si no existe la confianza, esa persona no podrá ejercer en ti ningún tipo de influencia.
  • Autoridad: El conocimiento que dicha persona demuestre tener acerca de un tema determinado.

Y aunque es muy importante tener autoridad en un tema específico, demostrando conocerlo y manejarlo apropiada (y demostrablemente), si es una persona a la que no le tienes confianza, es como si no pasara nada.

En Internet abundan las listas que nombran a las personas más influyentes, como es el caso en el artículo que te incluyo al final de este post. Sin embargo, es importante saber distinguir que una persona “popular”, no es necesariamente influyente en un tópico específico.

Puede que sea muy querida, nombrada, mencionada y retuiteada, pero eso no necesariamente es un índice cierto de influencia.

 

¿Qué importancia tiene para tu producto una persona influyente en tu industria?

 

Y es aquí donde puedes ver la importancia de conocer la diferencia entre Popularidad e Influencia: Una persona que es influyente dentro de tu industria puede crear una corriente de opinión favorable hacia tu producto y esto derivar en más ventas. Punto.

Ten en cuenta que, si tu producto es realmente bueno, ofrece valor, es distinto de lo que ofrecen los demás, a una persona influyente le interesará conocerlo y hablar de él con los demás.

Es un intercambio mutuo: La persona influyente gana en conocimiento de su industria al hablar de un producto novedoso que tal vez pocas personas conocen, y tu producto se beneficia al contar con el aval de una persona influyente. Como dicen los angloparlantes: Una situación “ganar-ganar”.

Lo mismo, no necesariamente ocurre con una persona que sea solamente popular.

Te dejo abajo el vínculo al artículo en inglés de Douglas Karr, en Social Media Today, que desarrolla este tema de forma magistral, utilizando un lenguaje muy llano y sencillo.

Y ahora que hemos hablado de Popularidad e Influencia, ¿cómo planeas utilizarlas para promover tus productos o servicios?

 

 

Lectura Recomendada:
We Should Stop Saying Influential When We Mean Popular

Desde estos vínculos puedes ir directamente a las partes II y III de este post:
Popularidad e Influencia en Redes Sociales (Parte II): Escoge Lo Que Te Sirve y Lo Que No.
Popularidad e Influencia en Redes Sociales (Parte III): Crea Tu Propia Voz.

Artículo Relacionado:
Correspondencia e influencia: ¿Por qué compartimos contenidos?

Pin It on Pinterest