Quiero pensar en un marketing “repotenciado”

Quiero pensar en un marketing “repotenciado” - Joel Pinto RomeroMe gusta ver las cosas de manera sencilla, sin complicaciones. He leído muchas referencias a un “nuevo marketing”, y también a la existencia de un “nuevo consumidor”.

Algunas veces me pregunto si no nos haremos nosotros mismos la vida más difícil, colocándole tantas etiquetas a las cosas y cambiándoles el nombre cada vez que podemos.

¿No te pasa lo mismo con los acrónimos?, ¿esos grupos de letras con los que abreviamos generalmente los nombres largos?

¿Te resulta familiar leer, por ejemplo, SM en lugar de “Social Media”, o GPS por “Global Positioning System”? Es incluso confuso a veces, porque el mismo acrónimo puede significar dos cosas completamente diferentes dependiendo de la industria en la cual lo utilices. En fin, así somos.

Pero bueno, sin desviarnos del tema, quiero volver a ver el marketing por lo que realmente es, y aprovechar para quitarle un poco las etiquetas que le hemos colgado últimamente.

¿Estamos realmente ante un “nuevo marketing”? ¿Nuevo, de paquete?

Creo que no, y te explico por qué. El objetivo, al final, sigue siendo el mismo: desarrollar las acciones necesarias para poner el producto o servicio que una empresa ofrece en las manos de un consumidor que lo necesita. Todas las demás consideraciones que se puedan, y deban hacer, van íntimamente ligadas a este proceso.

Tú, como empresa, fabricas un producto u ofreces un servicio y, a través de una serie de acciones, pasos, etc. lo pones en las manos de tus clientes.

Algunos procesos son más complejos que otros, requiriendo grandes cadenas de distribución, políticas de precios y promoción, incentivos, etc. Otros son, por lo contrario, muy sencillos: decidir cuanto quieres cobrar por tu hora de trabajo y ofrecerle tus servicios a esa persona que te contactó por correo electrónico.

En ambos casos, se trata de “marketing”, aún cuando los productos sean completamente diferentes.

Entonces, ¿cuál es la gran diferencia que debemos considerar que existe hoy en día, entre el marketing que hacemos hoy y el marketing que hacíamos hace 10 años? Creo que podemos definirlo con una sola palabra: ¡herramientas!

¡Sí! La diferencia está en la inmensa cantidad de herramientas que están disponibles hoy en día y que han cambiado las reglas de juego, pero sólo las reglas. El juego sigue siendo el mismo.

Piensa en un piloto de avión que hace 25 años lo único que tenía para calcular su ruta de vuelo era una brújula, un cronómetro, un juego de cartas de navegación, alguna instrumentación de navegación electrónica básica y poco más.

Compáralo con un piloto hoy en día que, como mínimo, tiene un GPS (para volver a los acrónimos), un piloto automático o, en el mejor caso, un FMS (por Flight Management System). ¿Ha dejado de ser piloto? Pues no. ¿Cuál es la diferencia entre este y aquél? Definitivamente son las herramientas.

Y de igual manera ha ocurrido en cada campo de nuestras vidas. No hay un área, ni profesión, ni actividad que no se haya desarrollado casi de manera increíble, gracias a la tecnología y las correspondientes herramientas. De hecho, fijémonos en nosotros mismos.

Yo ahora estoy escribiendo este artículo con mi portátil puesto encima de mis piernas, acostado en la cama una mañana de sábado. ¿Podría estar haciendo lo mismo si en lugar de tener el portátil tuviera una de esas pesadas máquinas de escribir de antaño?, ¿podría estar haciéndolo si no tuviera ni siquiera esa máquina de escribir?

Para mí, personalmente, la diferencia está en las herramientas que hoy en día tenemos disponibles. Las situaciones siguen siendo las mismas: quiero compartir unas fotos con alguien en otro país, quiero comprar algo que no encuentro en la tienda y lo necesito con urgencia, quiero aprender un poco más acerca de un libro que estoy leyendo, etc. ¿Cuál es la diferencia? Las herramientas disponibles.

El marketing sigue siendo el mismo, sólo que ahora cuenta con unas herramientas nuevas, que lo han “repotenciado” extraordinariamente y lo han hecho mucho más cercano, posible, flexible y efectivo. ¿No te parece?

 

 

Artículo relacionado: ¿Quién es el nuevo consumidor 2.0?

¿Debemos apoyar a Google+?

¿Debemos apoyar a Google+? - Joel Pinto Romero¡Mi respuesta es un rotundo SI! 

Desde todos los puntos de vista, el participar y desarrollar tu presencia en la nueva red social propuesta por Google es positiva.

Si lo ves como usuario, podrás tener acceso a un sinnúmero de aplicaciones que ya están integradas en la plataforma de Google y con las cuales estás familiarizado.

Para Google, al menos en teoría, debe resultar mucho más sencillo colocar en tus manos todas sus herramientas dentro de su propia red social, en lugar de estar teniendo que hacerlo para que las utilices a través de Facebook o cualquier otra.

Desde el punto de vista de mercadeo, el que tú participes en Google+ servirá para crear competencia, algo que en cualquier libro recomiendan como positivo y necesario para el crecimiento y la democratización de cualquier sector de negocio.

Seguramente ya te has dado cuenta que, por lo menos en el caso de Facebook, su crecimiento los ha convertido casi en una estructura monopólica, por cuanto a fin de cuentas, ellos pueden decidir que se hace y que no se hace dentro de su plataforma.

Te debes haber fijado también que si Facebook decide, por ejemplo, eliminar alguna aplicación, pues simplemente está hecho y listo. Ojo: ¡Eso no es malo! Están en su derecho como propietarios de la marca.

En todo caso, la presencia de un competidor fuerte, como el caso de Google+, te da la posibilidad a ti de elegir y trabajar con el que te ofrezca el abanico más amplio de acciones, y eso es bueno. Tanto Google+ como Facebook tendrán que evaluar si las decisiones que toman harán que sus usuarios se vayan con la competencia, y eso también es bueno para ti como usuario.

Al final, no se trata de que uno sea mejor que el otro, porque está demostrado que Facebook con sus +500 millones de usuarios está aquí y estará por un buen rato, más bien se trata de reconocer algo que va en tu beneficio: Que los dos gigantes compitan por ganarse tu fidelidad, es bueno para ti.

A fin de cuentas, en las redes sociales lo importante eres tú y lo comprometido que tú te puedas sentir con la marca, sea en este caso uno o el otro.

Y a ti, ¿que te parece? ¿Me invitas a ser tu amigo en Google+?

Estoy en línea con mi primer blog!

Estoy en línea con mi primer blog!

La industria del mercadeo y la publicidad genera noticias nuevas cada día, incluso podríamos decir que cada minuto.

Y con la posibilidad de mercadear nuestros productos, servicios e ideas a través de Internet, unida a la relativamente nueva aparición de los Social Media y un nuevo tipo de consumidor, ese flujo de información y de noticias se ha incrementado exponencialmente.

Con este blog quiero crear un puente, una unión, un punto de equilibrio entre informaciones que algunas veces van en direcciones opuestas, tal vez creando un poco de confusión – sin ninguna intención en la mayoría de los casos – entre las personas con menos experiencia.

Incluso creando confusión entre aquéllas que se supone deberían beneficiarse más de la información misma: jóvenes que están cursando sus estudios en alguna carrera relacionada y buscan en Internet fuentes para profundizar la preparación que reciben en el aula.

 

¿Cuál es mi objetivo con este blog?

 

Quiero que este blog nos sirva a ti, a mi y a todos, como una herramienta para aprender, para escuchar, para compartir opiniones, comentarios, ideas, sugerencias, e incluso alguna anécdota que pueda ilustrar aquéllos conceptos que algunas veces se hacen tan difíciles de digerir solamente con palabras.

Para mi mismo será un espacio para contar mi historia, la historia de todas las cosas que he aprendido en mi carrera profesional y en la vida misma, después de haber salido de mi país hace ya casi 18 años, algo que jamás y nunca pensé que ocurriría.

Pues hoy me encuentro acá, dispuesto entonces a compartir contigo todo lo que sé y he aprendido, y a aprender de ti todo aquello que tengas a bien compartir conmigo.

¡Bienvenid@ siempre!

 

Crédito fotografía: Andrew Neel en Unsplash

Pin It on Pinterest