¿Sabes Cuál Puede Ser Tu Mejor Inversión?: Invertir Tiempo En Tu Formación

¿Sabes Cuál Puede Ser Tu Mejor Inversión?: Invertir Tiempo En Tu Formación

Cómo pasa el tiempo de rápido. Hace ya un poquito más de un mes que no me sentaba a escribir para mi blog.

Siendo que me gusta escribir solamente cuando ya he digerido bastante las ideas que quiero compartir contigo, y cuando he podido hacerle todas las revisiones mentales que me parecen convenientes para asegurarme de que comparto contigo información de valor, que pueda ser relevante para tu negocio y, por qué no, para tu vida, pues no había tenido el tiempo para hacerlo con calma.

Eso, y que he estado bastante ocupado con los proyectos profesionales que estoy manejando ahora y con mis dos hijos que han estado las dos últimas semanas de vacaciones por la Pascua, pues comprenderás que no había podido encontrar el tiempo que requería.

Hasta ahora.

Y digo hasta ahora porque hoy quiero contarte una historia que he vivido en primera persona y que, seguramente te servirá para ver las cosas de otra manera.

Nuevamente “me niego a seguir diciendo es lo que hay y con la que está cayendo”

 

Este era el título de un artículo que escribí en este blog hace 4 años. Y estaba tan vigente en aquel momento, como lo está hoy en día: Sí, sé que las cosas en la calle está como están y que la economía del mundo está como está, y que los políticos y que las cincuenta historias que nos pueden venir a la mente que justifiquen un entorno de pesimismo y desconfianza.

Sin embargo, me niego a dejarme ganar por esa tendencia. Y a pesar de que, como tú y como todos los seres humanos del mundo, también tengo mis días hacia abajo y mis días hacia arriba, procuro por todos los medios posibles de mantener un buen ánimo y el positivismo en todo momento.

Con una actitud negativa, son pocas las cosas que puedes construir en tu vida y en tu carrera profesional.

Y es que todas las cosas que nos pasan en la vida pueden ser vistas de muchas maneras diferentes. Te voy a contar el caso de dos amigos míos muy queridos.

Roberto, es un chico colombiano de algo así como 30 años de edad. Estuvo viviendo con su pareja durante algunos cuantos años pero, por cosas de la vida, terminaron separándose de una manera un poco traumática. La relación que tiene con su ex-pareja ha sido muy mala durante mucho tiempo, apenas le permitían ver a su hija de cinco años, en fin… una se esas situaciones tristes de las que abundan por allí.

Sin embargo, y a pesar de todo lo que te estoy contando, hace un par de años tomó la decisión de hacer algo con su vida, y hoy en día está estableciéndose profesionalmente en el área de telecomunicaciones, comenzando a trabajar por su cuenta y echando para adelante.

Se me olvidó comentarte que mi amigo Roberto es bipolar, por lo que su situación se hace más complicada que la tuya y la mía.

Si del cielo llueven limones, ¿aprendemos a hacer limonada?

Otra historia, Elizabeth es una amiga mía que debe estar por los veintipoco años también, quizás cercana a los treinta. Hace un par de años tenía un trabajo estable y una pareja con la que se la llevaba súper bien, según ella misma me lo contó. Un día, todo se volvió para ella una pesadilla: rompió con su pareja, a los pocos meses la echaron del trabajo y se encontró sin lo uno y sin lo otro. Sola y profundamente deprimida, hasta el punto de tener que medicarse.

De igual manera, Elizabeth hoy en día tiene un nuevo trabajo, está muy emocionada con él y la está pasando mucho mejor. También consiguió pareja nueva, quedó embarazada y tiene una hermosa bebé que debe estar por el añito o poco más ya.

¿Qué tienen en común Roberto y Elizabeth? Que un buen día, después de tantas lamentaciones y tantas veces de justificar sus lastimeras vidas, decidieron dejar el negativismo a un lado, se armaron de valor y se hicieron cargo de sus vidas para mejorarlas.

Ellos también se negaron a seguir diciendo “es lo que hay” o “con la que está cayendo” y decidieron convertirse en actores de sus propias vidas.

 

También se atrevieron a soñar y descubrieron todo su potencial.

 

Este también es el título de un artículo que escribí en este blog hace algunos años. Tenía el enlace a un vídeo espectacular en YouTube, el cual te recomiendo ver y guardar como uno de tus favoritos para verlo cada vez que lo necesites, y cuyo vínculo te dejo más abajo.

No sólo basta con negarse al discurso pesimista sino también hace falta poner manos a la obra, ponerse en camino para llegar a algún sitio.

Dicen que no por mucho madrugar, amanece más temprano. Ponte en acción y descubre de qué eres capaz.

Mis amigos Roberto y Elizabeth lo hicieron: Ellos se atrevieron a soñar. Roberto comenzó a formarse en el área de telecomunicaciones, y Elizabeth en enfermería y cuidado de personas mayores.

Sí, cada uno de ellos tenía sus propias historias y múltiples razones para dejarse arrastrar por el negativismo, sin embargo optaron por confiar en que un mundo mejor es posible, que vivir una vida mejor está al alcance de nuestras manos, siempre que nos atrevamos a dar los pasos necesarios.

Igual me ocurrió a mi en las últimas semanas: Descubrí una posible oportunidad de generar un ingreso adicional para mi familia y para mí y, por ser un área con el que nos estaba familiarizado en lo absoluto decidí hacer lo que se debe hacer: buscar formación especializada y profundizar en el tema para comenzar a conocerlo mejor.

Sabes que soy un hombre de fe, y por la fe sé que Dios siempre ha querido un mundo mejor para todos nosotros, y que todo está en nuestras manos y en las decisiones que tomemos.

Es por ello que creo que el tiempo que inviertas en formarte profesionalmente será siempre la mejor inversión que puedes hacer en tu vida.

Fíjate en mis amigos Roberto y Elizabeth, verdaderos ejemplos de que, aún desde las peores circunstancias de la vida, siempre es posible levantarse y salir adelante de nuevo.

¿Te apuntas?

 

Crédito fotografía: Voyagerix | Ver portafolio

 

Te dejo aquí abajo los vínculos para los artículos que he mencionado en esta entrada:
Me Niego A Seguir Diciendo: Es Lo Que Hay y Con La Que Está Cayendo.”
Libera Todo Tu Potencial: “Atrévete A Soñar”.
Debes Hacer Un Cambio De Chip: De Actor A Protagonista En Tu Propia Historia.

 

¿Qué Papel Deben Ocupar Los Vendedores En Tu Empresa?

¿Qué Papel Deben Ocupar Los Vendedores En Tu Empresa?

¿Qué Papel Deben Ocupar Los Vendedores En Tu Empresa? - Joel Pinto RomeroEstá claro que, cuando las cosas se ponen difíciles, a todos nos gustaría que viniera un super héroe y nos tendiera una mano. Incluso, si eres de los que no cree en super héroes, entonces en más de algún momento de aquellos complicados, seguramente has deseado tener en tu mano una varita mágica que te ayude a resolver los problemas y ya está. No más preocupaciones.

Es que a veces el estrés de enfrentarte a situaciones complicadas puede restarte una importante cantidad de energía, la cual podrías estar dedicando a cualquier otra cosa más productiva o en la que te sintieras más cómodo.

No necesariamente tienen que ser situaciones extremadamente complicadas, sino sencillamente tratarse de una de esas para las que, o bien no tienes las herramientas adecuadas, o no tienes la formación requerida, o no tienes la paciencia necesaria para llevarlas a cabo o gestionarlas de forma eficiente.

Y el área de ventas suele ser una de esas para las que, o bien no tienes la formación ni la experiencia requeridas, o te hace falta la paciencia y el tiempo necesarios, o sencillamente quieres quitarte de encima la preocupación y te gustaría que existiera una solución mágica para obtener resultados inmediatos, o tal vez te gustaría que existiera un personaje como súper vendedor que viniera en tu rescate y te llevase a un lugar seguro, en sus brazos poderosos.

 

Muchos requisitos, poco compromiso.

 

Y digo lo del súper vendedor con toda la intención del mundo porque, leyendo los avisos de selección de personal para el área comercial, me quedo impresionado de la cantidad de cosas que se exigen:

  • Que sea un profesional autónomo e independiente que trabaje por comisiones, para que no tengas que pagarle un sueldo ni le cueste dinero a tu empresa.
  • Que tenga una cartera de clientes activa, obviamente, para que empiece a vender al día siguiente de comenzar a trabajar contigo.
  • Que tenga experiencia en tu industria, para que no tengas que darle formación alguna.
  • Que tenga la capacidad de trabajar bajo presión, porque definitivamente de tí no se va a librar hasta que logre alcanzar el volumen de ventas que le vas a exigir.
  • Que sea capaz de mantenerse siempre motivado, para que no se le venga el ánimo al piso ante la patética situación que presenta el mercado hoy en día, ni le preste mucha atención a las paupérrimas condiciones de trabajo que le ofreces.
  • Que tenga vehículo propio y teléfono móvil, pues por la misma historia, para que no te cueste dinero.

Todo lo que se exige más arriba tiene sentido cuando tú le estás pagando a tus vendedores un buen sueldo, de esos que puedes ofrecer mirando a la persona directamente a los ojos. Pero en la mayoría de los casos, no es así, y tú lo sabes.

Tiene sentido que exijas mucho, cuando estás dispuesto también a que te exijan mucho a tí como empresario.

Lamentablemente no es la situación que vemos con frecuencia. Los requisitos que le pides al comercial suelen ser muchos comparados con el compromiso que tú, como empresa, estás dispuesto a hacer (o has hecho ya) para ofrecerles tu respaldo y proveer el entorno adecuado para que el trabajo de ventas no tenga que hacerlo un súper héroe, sino un profesional verdaderamente cualificado.

 

El vendedor, la punta de lanza de una estrategia integral.

 

Detrás de cada vendedor exitoso que conozcas, hay una empresa que ha hecho su tarea y la ha hecho completa. Ha cumplido con su compromiso de crear un entorno en el cual el vendedor pueda desarrollar su trabajo y hacerlo de la manera más eficiente posible, logrando para sí mismo (y para la empresa, obviamente) los mejores resultados.

Sin una empresa que lo respalde, el vendedor es tan solo un mercenario que cierra las ventas a cuchillo limpio.

Y es que para que cualquier vendedor pueda cerrar muchas ventas, debe contar (entre otras muchas cosas) con lo siguiente:

  • Una excelente capacidad para transmitir a su cliente la propuesta de valor de la empresa y conectarla con las necesidades que dicho cliente pueda tener.
  • Un producto competitivo, que no necesariamente tiene que ser el mejor del mercado, pero sí que tenga una propuesta lógica y que tenga sentido.
  • Un equipo de servicio al cliente que brille en todos los aspectos y, nuevamente, no tiene que ser el mejor del mundo, sino uno que ponga al cliente en el lugar que realmente le corresponde.
  • Una empresa que se tome la gestión comercial en serio y que entienda que en las ventas está la garantía de su crecimiento y desarrollo a futuro.
  •  Una estrategia de marketing integral que asegure que, en todo momento, el cliente está recibiendo un mensaje sólido, consistente con la imagen que la empresa quiere presentar al mercado.

Y supongo que ahora puedes verlo con mucha más claridad: para que tu empresa pueda proveer a sus vendedores de todas estas cosas, realmente tiene que sentarte a hacer sus deberes, y hacerlos bien.

De cualquier otra forma, sólo estarías buscando incorporar a tu departamento comercial a una persona que te resolviera uno (o muchos) de los problemas que tu empresa pueda tener y eso, a final de cuentas, es una propuesta que no tiene mucho sentido.

Ciertamente es muy importante que tus vendedores estén muy bien cualificados para el trabajo que tienen que hacer. Seguro que sí. Pero es igual de importante (y yo diría que aún más importante) que tú, como empresa, asumas la responsabilidad de crear el entorno adecuado para que tu equipo comercial pueda desempeñarse a su máximo rendimiento.

Es una situación en la que ganan todos: tus vendedores están felices y contentos generando sus mejores resultados, y tú, la empresa, estará disfrutando doblemente.

¿No te parece que así tiene más sentido?

 

Crédito fotografía: Eric Ward en Unsplash

 

Artículos que te recomiendo leer en este blog:
¿Cómo Ser Un Buen Supervisor de Vendedores?
¿Cómo Motivar A Un Vendedor Para Que Sea Realmente Efectivo?

Formación Para Todos: El Conocimiento Colectivo.

Formación Para Todos: El Conocimiento Colectivo - Joel Pinto RomeroDicen siempre que “río revuelto, ganancia de pescadores” y es aún más cierto en los días que vivimos actualmente.

Un tema del cual quiero conversar contigo hoy, es el de las ofertas de formación profesional que se divulgan diariamente a través de los distintos medios de comunicación.

Aparte de la crítica que se le pueda hacer a estas ofertas, algunas más oportunistas que otras; con alrededor de 5 millones de parados en el país, la tentación es demasiado fuerte.

Muchas empresas no quieren dejar pasar la oportunidad y apuestan por ofrecer “un trabajo seguro”, “incorporarse a un sector que no tiene paro”, y cosas por el estilo, como resultado inmediato de un programa de formación. “Cosas de la publicidad”, dirían algunos

Lo que está claro es que, cada día, hay más gente que busca – o necesita – adquirir nuevas destrezas y formarse en nuevas áreas, para aumentar su empleabilidad o para mantenerse al día en lo suyo.

Algunas de estas personas tienen el dinero para pagarse un máster o tomar cursos a distancia, pero muchos otros – la mayoría – no tienen la misma suerte.

 

Yendo más allá de los cursos por los que tienes que pagar.

 

La oferta de cursos de formación es muy variada: Van desde charlas de formación, foros, seminarios, y toda una cantidad de alternativas, todas orientadas a proveerte con el conocimiento que buscas para desempeñar una tarea específica.

Sin embargo, no quiero conversar contigo hoy acerca de estos cursos. No.

Hoy quiero que conversemos de esa formación profesional a la que puedes tener acceso a través de Internet. Para nadie es un secreto que la web se ha convertido, desde hace mucho tiempo, en una inmensa biblioteca a través de la cual puedes tener acceso a un inmenso universo de información que llamamos “conocimiento colectivo”.

Un universo infinitamente grande al cual tienes acceso simplemente a través de un ordenador (portátil, móvil, tablet, smartphone o el nombre que quieras ponerle), una conexión a Internet y un poco de voluntad.

 

Un universo infinito con millones de autores y colaboradores.

 

¿Te imaginas tener la oportunidad de recibir información acerca de cualquier tópico imaginable? ¡Haz la prueba! Busca en Google (o tu buscador de preferencia) el área profesional que te apetezca.

Si escribo, por ejemplo, “formación profesional en marketing”, me aparecen nada más y nada menos que 6,890,000 resultados. ¡casi 7 millones! Supón que de esos 6 millones solamente el 0,001% vale la pena (y fíjate que estamos siendo súper negativos): ¡Estás hablando todavía 689 oportunidades!

Y no estoy incluyendo aquí la información que aparece a través de los anuncios pagados ni tampoco los vídeo tutoriales gratuitos que puedes conseguir en YouTube, o las presentaciones en diapositiva de Slideshare, entre otros.

Las oportunidades son innumerables, por no decir infinitas, que suena a mucho. Lo que hace falta es solamente el otro elemento: ¡La voluntad de aprender!

 

¿Cómo puedes aplicar todo esto en la vida real?

 

Y como no se trata de contarte solamente la historia sino de decirte cómo puedes aplicarla a tu vida, te voy a contar como lo he hecho yo, que seguramente te resultará más útil y sencillo de poner en marcha:

  • Escoge el tema que te interesa y sobre el cual deseas profundizar tu formación, personal o profesional. Puede ser cualquier cosa, desde defensa personal hasta técnicas de marketing para tu negocio.
  • En el buscador de tu preferencia, busca el tema que escogiste y revisa cada una de las opciones que se te ofrecen. A lo mejor tienes que invertir en esto un par de horas, pero bien vale la pena. ¿O no? Busca particularmente lo siguiente:
    • Libros, que usualmente puedes descargar como PDF o comprar por módicas sumas. Yo soy particularmente seguidor de la serie de libros “For Dummies”, que aunque digan que están escritos para tontos, suelen tener mucha profundidad y ser muy completos.
    • Páginas webs que ofrezcan lecciones gratuitas en línea.
    • Blogs, foros y grupos de discusión.
    • Tutoriales.
    • Seminarios en línea.
  • Busca en YouTube: y encuentra el material que está disponible para el tema de tu elección, ve el material disponible y marca como “Favoritos” aquellos que te gustan más y que te aportan más conocimiento.
  • Complementa todo lo anterior con presentaciones que puedas encontrar en Slideshare. Muchos autores, a cambio de la visibilidad y la autoridad que ganan compartiendo su experiencia, publican material sumamente interesante.

Como te comentaba al principio, es sólo una cuestión de voluntad. Internet pone a tu disposición una inmensa cantidad de información, alguna muy buena, otra no tanto, como en todas las cosas. Lo importante, en todo caso, es que lo tienes allí, a tu disposición, como dicen, “con sólo hacer click al botón del mouse”.

¿Te entusiasmas a hacer lo mismo?

 

Artículos recomendados:
Hoy, el auto-aprendizaje ya es un “sí o sí” de Eva Collado Durán.

Artículos relacionado en este blog:
¿Por qué necesitamos formación profesional continua?
Popularidad e Influencia en Redes Sociales: Escoge Lo Que Te Sirve y Lo Que No.

 

Pin It on Pinterest