Que se acaben la violencia de género, la guerra, el hambre y la corrupción. Son Mis Deseos para esta Navidad.

Que se acaben la violencia de género, la guerra, el hambre y la corrupción. Son Mis Deseos para esta Navidad.

Feliz Año Nuevo 2015 - Joel Pinto RomeroGeneralmente para esta fecha suelo escribir post en el que te deseo muchas cosas lindas y en muy buena onda para estas fiestas que están a la vuelta de la esquina y para el próximo Año Nuevo que nos preparamos a recibir.

Obviamente este año quise hacer lo mismo pero algo muy dentro de mi me dijo que no, que aprovechara que ya este blog tiene sus añitos y que tiene su grupo de lectores que lo leen regularmente, e hiciera algo diferente.

Como siempre, voy a desearte lo mejor del mundo para estas Navidades.

Como creyente y católico practicante que soy, pues deseo que el Espíritu de Dios inunde tu hogar estas fiestas y que llene tu corazón y el de todos tus seres queridos con Su Paz, con su Alegría y que te dé el entusiasmo necesario para comenzar el Año próximo de la mejor manera posible.

 

Pero hoy quiero ir un poco más allá.

 

Quiero pedirle a Dios que estas Navidades nos regale a todos la fuerza necesaria para erradicar del mundo, o hacer nuestro mejor esfuerzo para erradicar del mundo ciertas cosas que están profundamente arraigadas en nuestras sociedades y no nos dejan avanzar.

La primera de ellas es la corrupción.

 

Le pido a Dios que ilumine la mente de todas aquellas personas que se dejan seducir por el poder y el dinero y roban descaradamente el dinero que le pertenece a aquellas personas a las que representan, porque recordemos que no todos los corruptos son políticos, así como también no todos los políticos son corruptos. Le pido al Cielo para que las personas puedan (y sepan) encontrar la fuerza necesaria para hacer sus trabajos de la forma más honesta posible, ayudándonos a todos a crear una sociedad más justa y transparente.

 

Luego está la guerra.

 

Si. La guerra. Ese flagelo tan lamentable que se ha convertido en el negocio de tantos países sin reparar en todas las personas que mueren, sobretodo por los inocentes que, lamentablemente, se encuentran en el sitio incorrecto a la hora menos apropiada. Le pido a Dios que nos haga darnos cuenta que la guerra como negocio sencillamente debería darnos vergüenza y que reconozcamos que nada en el mundo nos da el derecho de provocar la muerte de tantas personas inocentes, independientemente de las banderas que usemos.

 

No puedo dejar de pensar en la hambruna.

 

Millones de personas mueren al año porque no tienen que comer. Niños, mujeres, ancianos. En fin, toda una desgracia que debería retumbar en nuestra mente cada vez que abrimos nuestras neveras y las vemos repletas de comida que incluso algunas veces se nos echa a perder por no comerla a tiempo. Le pido a Dios que nos ayude a ser más solidarios con las personas que están pasando necesidad. Si no tenemos dinero para ayudar, para que por lo menos ofrezcamos una comida, una ayuda, una palabra de ánimo y esperanza, pero que, por favor, estas fiestas sean un buen inicio para vivir la vida en sintonía con aquellas personas que son menos afortunadas que nosotros.

 

Y finalmente la violencia de género.

 

Le pido a Dios que siembre en nuestros corazones el amor verdadero. Ese amor que no significa dominar y someter a nuestra pareja con el uso de la fuerza. Como le decían a mis hijos en la guardería, que aprendamos a que “las manos son para dar cariño y los brazos para abrazar a las personas que nos rodean”. Por Dios, le pido al Cielo que ilumine las cabezas de todas aquellas personas que solamente saben comunicarse usando la violencia, los golpes, la humillación y los maltratos. Que en sus corazones nazca la semilla del amor verdadero, del amor cariñoso y del respeto por las personas que les acompañan.

 

Y esos son mis deseos para estas Navidades y que se multipliquen en abundancia para todos nosotros. Creo que de esta manera realmente podremos decir que construiremos un mundo mejor el próximo Año Nuevo.

 

¡Que Dios los bendiga a todos y que ilumine sus corazones durante estas Fiestas y durante todo el Año Nuevo 2016!

 

 

¡Felices Fiestas y que nuevamente abunde el Amor y la Salud en tu vida!

El año pasado, en mi saludo navideño, mis deseos fueron que durante todo este año, que entonces se acercaba a su fin, abundara el amor en tu vida, en mi vida y en la vida de todos.

Y decía entonces “¿Por qué el amor? Porque he comprobado que si hay amor en nuestras vidas todo funciona maravillosamente bien, hay sonrisas, hay ilusión, hay esperanza, hay bondad, hay buenos pensamientos… ¡buen rollo como dicen por estos lados!”

Y adornaba el post con esta frase:

Cuando abunda el amor, no hay tanto espacio para el egoísmo, y ¡eso es bueno!

¿Y cómo sería si también abundara la salud?

 

Pues para este nuevo año, voy a agregarle también eso, un ingrediente más: ¡Salud!

 

Y no solamente la salud de la que hablamos cuando brindamos, sino la salud del alma, del corazón, y de la vida misma. Estoy seguro que si en nuestra vida abundan estas dos cosas, salud y amor, tendremos plena capacidad de caminar con fuerza hacia adelante, hacia la conquista de nuestras metas, hacia el logro de cosas buenas para nosotros mismos y para todas las personas que nos rodean.

Por eso, concluyo una vez más el año, dándote primero las gracias por mantenerte conmigo, por estar allí, leyéndome, compartiendo conmigo aquellas cosas que opino, pienso y vivo, y dejándome conocer tus opiniones y experiencias también.

Y luego de darte las gracias de corazón, quiero que en estas Fiestas y durante todo el Año Nuevo 2015 abunden la Salud y el Amor en tu vida, mi vida y nuestras vidas!

Seguramente si abunda el amor, haya menos espacio para el egoísmo y eso tal vez pueda incluso ayudarnos a ser mejores jefes, mejores compañeros de trabajo, mejores parejas, mejores padres…. ¡y eso, muy ciertamente, no está nada mal para empezar el Año!

¿No te parece? 😀

¡Feliz Navidad y
Mucha Prosperidad
en el Año Nuevo 2015!

 

Crédito fotografía: Passiflora / 123RF Stock Photo

¡Que en estas Fiestas y durante todo el Año Nuevo abunde el Amor en nuestras vidas!

Cuando estaba escogiendo la foto para este post, las primeras que escogí eran todas las típicas imágenes de Navidad: el arbolito con los adornos, las copas de champaña para el brindis, una imagen de San Nicolás, y cosas por el estilo.


Pero de pronto, en mi búsqueda, apareció esta, que no tiene nada que ver con las demás, pero que realmente dice cual es mi deseo para ti, para mi y para todos nosotros: ¡Que en estas Fiestas y durante todo el Año Nuevo abunde el Amor en nuestras vidas!

 

¿Por qué el amor?



Porque he comprobado que si hay amor en nuestras vidas todo funciona maravillosamente bien, hay sonrisas, hay ilusión, hay esperanza, hay bondad, hay buenos pensamientos… ¡buen rollo como dicen por estos lados!


Y si todas esas cosas abundan en nuestras vidas personales, con toda seguridad abundarán en nuestros negocios, en nuestras empresas, en nuestros trabajos y, por consiguiente, las cosas irán mucho mejor, a pesar de la crisis, de los políticos y de todas esas cosas que, día a día, quieren robarnos la alegría, la paz, la tranquilidad y la armonía.

Cuando abunda el amor, no hay tanto espacio para el egoísmo, y ¡eso es bueno!

Es por ello que concluyo este año, dándote como siempre las gracias por estar allí, leyéndome, compartiendo conmigo aquellas cosas que opino, pienso y vivo, dejándome conocer tus opiniones y experiencias también.

Y luego de darte las gracias de corazón, quiero desearte eso: ¡Que en estas Fiestas y durante todo el Año Nuevo abunde el Amor en tu vida, mi vida, nuestras vidas!

Seguramente si abunda el amor, haya menos espacio para el egoísmo y eso tal vez pueda incluso ayudarnos a ser mejores jefes…. ¡y eso no está nada mal para empezar el Año!



¡Feliz Navidad y 
Próspero Año Nuevo 2014!
 







De tu amigo y compañero de aventura
Joel J. Pinto







Pin It on Pinterest