¿Qué Características Hacen Que Tu Contenido Sea Considerado Relevante?

¿Qué Características Hacen Que Tu Contenido Sea Considerado Relevante? - Joel Pinto RomeroYa a estas alturas del juego, seguramente habrás escuchado más de medio millón de veces el término “contenido relevante”.

Te habrán dicho que debes generar “contenido relevante” para promocionar tu empresa en redes sociales, que “solamente el contenido relevante es el que se comparte”, que el generar “contenido relevante” impulsará el desarrollo de tu marca, y muchas otras recomendaciones basadas en la combinación entre “contenido” y “relevancia”.

Pero esto del “contenido relevante” no es algo nuevo en lo absoluto, ni nació con las redes sociales. Cuando estaba en Casa & Estilo Internacional, una muy importante publicación hispana de diseño, decoración y arquitectura en los Estados Unidos, nos preocupábamos por incluir en las páginas de la revista temas que fueran del interés de las personas que nos leían.

Publicábamos casas de personajes famosos, entrevistas con diseñadores, decoradores y arquitectos que pudieran compartir con nuestros lectores consejos y sugerencias acerca de cómo decorar y embellecer sus hogares, los accesorios que comprar, y un largo etcétera.

¿Te imaginas que hubiera pasado con las ventas de la revista, si los temas que publicábamos no hubiesen sido del interés de nuestros lectores?

¿Si no hubiesen sido “relevantes” para ellos? Pues que nadie habría comprado la suscripción a la revista y nuestros anunciantes se habrían ido para otra publicación cuyo contenido fuese más “relevante” para sus lectores. Muy sencillo.

Pero, ¿qué es lo que hace que un contenido sea relevante?

 

¿Es tu contenido auténtico o simplemente una copia del contenido generado por otro?

 

Todos conocemos la diferencia entre el producto de marca auténtico, y la copia que hace la competencia. Seguramente tú la conoces también. Lo mismo ocurre con el contenido.

Si tratas, por ejemplo, de hablar de un tema para el que no estás preparado o en el cual no te mueves con comodidad y soltura, como los buenos deportistas, y tienes que recurrir simplemente a copiar el contenido que otros generan, te vas a meter en problemas.

Un contenido auténtico y transparente es la mejor forma para ganarte la confianza de tu comunidad.

Una de las cosas malas que ocurren en los entornos digitales, es que las personas no tienen ningún tipo de compasión ni misericordia cuando se trata de desollar vivas a aquellas empresas o personas que publican contenido que no sea auténticamente suyo, que simplemente traten de hacerse pasar por alguien que no son, o que finjan tener un conocimiento que no tienen.

Ten en cuenta que en Internet existen millones de fuentes distintas a las cuales las personas tenemos acceso para conseguir información acerca de cualquier tema imaginable. No corras el riesgo de ponerlos a todos en tu contra. Trata siempre de que el contenido que generas sea tuyo, auténticamente tuyo (o de tu empresa).

Se tú el original, y no la imitación.

 

¿Tienes preguntas? Nosotros tenemos respuestas.

 

Una de las cosas que me parece más impresionante de todo este tema de Internet es que encuentras respuestas a casi todas las preguntas que te puedas imaginar.

Haz la prueba tú mismo: Pregúntale a Google cualquier cosa y, en cuestión de segundos, tendrás acceso a múltiples opciones de respuesta y en distintos formatos. Unas más relevantes que otras, pero respuestas a fin de cuentas.

A eso es a lo que yo le llamo contenido “útil”: aquel que me sirve para resolver problemas. La semana pasada quise comprar unas píldoras de proteínas para complementar mi entrenamiento en la bici. Hice la búsqueda en Internet y de inmediato pude hacer mi propia investigación acerca de los distintos productos que estaban a mi disposición, utilizando toda la información que estaba disponible.

Genera contenido que responda las preguntas que tu comunidad pueda estarse haciendo en este momento.

Y creo que para ti, este concepto tampoco es nuevo. O no debería serlo: Hoy en día, casi todos recurrimos a Internet para darle respuesta a nuestras curiosidades. Haz entonces que el contenido que tú o tu empresa generan, sea igualmente útil y respondan a las preguntas que se hacen las personas dentro de sus comunidades respectivas.

De esa manera, te asegurarás de que el nombre de tu empresa (o el tuyo mismo) aparezca justamente en el momento que la persona está buscando información acerca de un tópico que tú (o tu empresa) manejan con soltura.

 

Siempre, y por encima de todo, interesante y enriquecedor.

 

No caigas en la tentación de publicar contenido simplemente por el hecho de mantener una frecuencia o mostrar actividad en tus perfiles sociales.

Te pongo un ejemplo de lo que quiero decir: ¿Has estado alguna vez en una fiesta o un evento social, en el que te has encontrado con una persona que no para de hablar? ¿De esas personas que hablan de cuanta cosa se les ocurre, sin ton ni son? ¿Solamente por hacerse los simpáticos y ser el alma de la reunión?

Pues, para mi, tales conversaciones terminan siendo aburridas y estoy seguro que a ti te ocurre lo mismo. ¿Y qué haces entonces? Simplemente tomas tu trago, te das la media vuelta y te diriges hacia un grupo donde la conversación pueda ser más amena e interesante.

Es por ello que solo el contenido que es interesante y enriquecedor se mantiene vivo por más tiempo.

Más allá de la frecuencia o la cantidad, preocúpate más bien por la sustancia. ¿De qué te sirve mantener conversaciones aburridas? En los entornos sociales todo cambia con mucha velocidad, tanto que casi no nos damos cuenta de cuándo una información ha pasado ya de moda o cuando ha caído en desuso.

 

Fomenta la participación de tu comunidad y valora sus aportes.

 

Y una vez que has creado contenido auténtico y original, que aporta respuestas a las preguntas que tus clientes se hacen, que es interesante y enriquecedor para ellos, ofréceles la oportunidad de que puedan compartirlo con facilidad.

Invítalos también a que hagan sus propios aportes, abre la puerta para recibir sus comentarios, sus propias experiencias. Quizás alguno pueda enriquecerte mucho más de lo que tú te imaginas, si dejas la puerta abierta para escuchar lo que tienen que decir.

El tiempo que una persona invierte disfrutando del contenido que tu publicas e interactuando con él, es tiempo que no pasa con la competencia.

Se trata de que el contenido que tú generas sea lo suficientemente relevante para tu comunidad como para convertirte en un punto de referencia para ellos en el tema que te ocupa, en tu industria.

Mientras más valor aportes con las conversaciones que generas, más cercana será la relación que tengas con tu audiencia y, por lo tanto, más difícil será que ellos se vayan a escuchar lo que tu competencia tiene que decir, sobre todo, cuando tu competencia se concentra siempre en mantener conversaciones aburridas y centradas en sus productos y servicios.

Con más y más empresas que compiten por la atención del consumidor en Internet, todos los emprendedores y dueños de negocios como tú, necesitan dar el paso de generar contenido verdaderamente relevante para mantenerse siempre por delante de los demás en su nicho de mercado.

Concentra entonces tus esfuerzos en crear contenido auténtico, útil y que sea interesante y enriquecedor. De esta manera, siempre aportarás valor y generarás un mayor compromiso de parte de tu comunidad, y esa es la idea a fin de cuentas.

¿No te parece?

 

Crédito fotografía: Bogumil / 123 Stock Photo

 

¿Qué te recomiendo leer en este blog?
La Interacción: ¿Por qué es tan importante tu comentario?
No es una regla de oro pero funciona muy bien: Honestidad y Transparencia.

La fiesta la debes montar en tu casa, no en casa ajena

La fiesta la debes montar en tu casa, no en casa ajena - Joel Pinto RomeroAyer tuve la oportunidad de encontrarme con una muy querida amiga que recién montó su negocio propio haciendo unas tortas deliciosamente preparadas y decoradas para fiestas y celebraciones de cualquier tipo.

Comentábamos acerca de la estrategia que ella estaba utilizando para promocionar sus productos. Me comentó que tenía una página en Facebook y una cuenta en Instagram, y que a través de ambas había recibido ya algunos pedidos.

La ví muy entusiasmada e ilusionada, y nos explicaba muy graciosamente las razones por las cuales sus tortas eran mejores que las de su competencia. ¡Viva el espíritu emprendedor!

Por supuesto que me sentí muy contento y contagiado de ese entusiasmo que tenía Ivonne, porque pienso que, en situaciones como las que se están viviendo en estos días, el primer arma que debemos utilizar para salir adelante es mantener siempre un espíritu positivo.

Muy realista, pero positivo. Siempre positivo.

 

“Nos reunimos siempre en casa de mis amigos”

 

Pero me llenó aún mucho más de emoción y entusiasmo cuando, siguiendo con nuestra conversación, al yo comentarle que lo mejor iba a ser que hiciera su propia página web y le diera a sus tartas una “casa propia”, Ivonne me comentó que ya estaba en ello y que un diseñador gráfico se la estaba desarrollando.

¿Por qué me llena tanto de satisfacción?

Si te fijas en el proceso, cuando tu presencia digital está en “la casa de tus amigos”, es decir, en tu página de Facebook, tu perfil de Twitter, Linkedin o cualquier otra, tú “te vistes” para ir a la casa de ellos.

Hemos tomado la costumbre de hacer la fiesta siempre en la casa de otros. Y cuando ellos no quieren fiesta, ¿qué hacemos?

Igual tienen que hacer tus “clientes”: No se encuentran contigo en tu casa, sino en la casa de Facebook, de Instagram, o la de aquella red social que hayas escogido para desarrollar tu presencia en línea, y allí no solamente se encuentran contigo, sino con cientos de personas y empresas como la tuya.

Además, como en cualquier fiesta en “casa de los amigos”, la fiesta comienza y termina cuando el otro lo dice y si, de un día para otro, el dueño de la casa decidiera que no va a permitirle más la entrada a “tus clientes”, pues hasta allí te llegó la historia. O si algún día tus clientes decidieran que prefieren irse de fiesta a la casa de otra persona que tú no conoces, entonces tendrías que ir tú detrás de ellos y comenzar a construirlo todo de nuevo.

 

Siempre es más fácil que la fiesta la ponga otro.

 

Recuerdo que cuando estaba en los últimos años de bachillerato, las fiestas siempre se hacían en casa de Raymundo, un querido amigo, que tenía una casa espectacular, grande, cómoda, de esas que son buenas para hacer las mejores fiestas.

Pero, ¿qué pasaba cuando no había fiesta en casa de Raymundo? Pues una de dos: O que no había fiesta para nadie, o que simplemente teníamos que arreglarnos con lo que hubiera.

Y es una historia que se repite sin cesar en este mundo del marketing digital, y mucho más con la proliferación y crecimiento de las redes sociales: Los negocios que recién comienzan, o aquellos que tienen un presupuesto muy pequeño (por no decir “ningún presupuesto”) recurren a las redes sociales para promover sus productos y servicios, y no tienen nada más.

No tienen la posibilidad de tener un espacio propio para su empresa o negocio, porque todo el mundo piensa que tener una página web de empresa es un lujo que solamente las grandes corporaciones pueden darse, y eso no es así.

Muy al contrario. Hoy en día existen muchísimas alternativas para crear páginas web. Muchas de pago, otras gratuitas; unas buenas, otras no tanto. Pero alternativas hay, y muchas.

 

La fiesta la debes montar en tu propia casa.

 

¿Te fijaste el grato recuerdo que tengo de la casa de mi amigo, Raymundo? Puedo incluso recordar, a pesar de que todo esto ocurrió hace más de treinta años, las principales habitaciones, las escaleras, el patio donde montábamos todos nuestros amaneceres. ¡Gratos recuerdos ciertamente!

¿No te gustaría que tus clientes tuvieran el mismo, grato recuerdo de “tu casa” y no de la casa de otros? Pues es la razón que mueve la recomendación que le hice a mi amiga Ivonne, y la que quiero compartir contigo hoy.

Está muy bien que tengas una presencia digital y que saques provecho de todas las opciones y herramientas que las redes sociales (y las no tan sociales) ponen a tu disposición hoy en día para acercarte a tu cliente potencial y desarrollar una comunidad con ellos.

Pero la fiesta, al final, debe ser en tu casa. Tienes que preparar un espacio propio para que, a mitad de la fiesta, le digas a tus clientes: “Oigan, vámonos todos para mi casa que allá vamos a pasarla mucho mejor y tengo muchísimas otras cosas más que mostrarles allá”

No importa el tamaño que tengan las fiestas que hagas en tu casa, siempre serán más íntimas.

Muchos piensan que es necesario tener la oportunidad de llegar a cientos de miles de personas, es decir, estar en aquellas fiestas donde no cabe ni un alma más, donde apenas puedes escuchar al que está a tu lado, o que simplemente te cuesta un montón encontrarte con aquellas personas que realmente querías ver.

Sin embargo, si la fiesta es en tu casa, seguramente asistirán aquellas personas que te conocen, que te aprecian y con las que seguramente tendrás una relación más cercana y nutritiva que con los cientos de miles de “fiesteros anónimos” que pululan hoy en día en el entorno digital.

Es por ello que, mi recomendación de esta semana, es que centres tus esfuerzos en desarrollar un espacio propio para tus productos y servicios, un sitio al cual puedas invitar a todos tus clientes, potenciales y actuales, a tus amigos y familiares para te visiten y conozcan lo que estás haciendo.

Es mucho más esfuerzo al principio, pero muchísimo más rentable a mediano y largo plazo, ¿no te parece?

Si quieres conocer unas tortas espectaculares y muy sabrosas, pásate por la página de mi amiga Ivonne en facebook, Top Cakes 😀

 

Crédito fotografía: lenm / 123RF Stock Photo





Artículos relacionados en este blog:
¿Pusiste todos tus huevos en una sola canasta?
Si Facebook fuera de pago, ¿seguiríamos usándolo de la misma manera?

 

Pin It on Pinterest