Cómo Crear Una Estrategia De Medios Sociales Que Tenga Sentido Para Tu Negocio.

Cómo Crear Una Estrategia De Medios Sociales Que Tenga Sentido Para Tu Negocio.

Cómo Crear Una Estrategia De Medios Sociales Que Tenga Sentido - Joel Pinto RomeroSeguramente cuando te planteaste por primera vez este tema de estar en redes sociales, experimentaste dos sensaciones diferentes: por un lado una sensación de urgencia, al ver que “todo el mundo lo está haciendo” y es hasta ahora que tú te lo has planteado seriamente, y por otro lado, algo de ansiedad al no entender realmente por qué ni cómo debes hacerlo.

Cuando creaste tu negocio tenías un objetivo claramente definido: Ganar dinero.

Puedes agregarle muchos otros condimentos, pero realmente, tu deseo es ganar dinero. Y es lo normal. Los negocios se crean para eso.

Por lo tanto, todas tus acciones, deben estar orientadas hacia ese fin: Ganar dinero, hacer que tu negocio sea rentable, bien sea de forma directa o indirecta.

Para tu negocio, todos los caminos deben conducir a Roma.

 

Todo lleva al logro de un objetivo.

 

Y con esto quiero decir que todo lo que hagas debe estar dirigido al logro de tus objetivos. Las redes sociales no son una excepción y al ser parte de una estrategia integral, se guían por la misma regla: Deben ayudarte a lograr tus objetivos.

Es por ello que programar el envío de tweets, actualizar tus estados en Facebook dos veces al día, producir un vídeo demostración para un nuevo producto, todo debe estar conectado con el logro de tus objetivos de negocio, porque de no ser así, puede resultar en una estrepitosa pérdida de tiempo y dinero.

Hace tiempo conversábamos de que, en redes sociales, sin objetivos, no puede haber un plan. Por lo tanto, lo primero es establecer esos objetivos. Si comenzamos por entender que tu deseo es que el negocio sea rentable y que gane dinero, entonces la pregunta a hacerse es la siguiente.

¿Cómo pueden las redes sociales hacer que mi negocio gane más dinero?

 

Fíjate que ya viéndolo desde este punto de vista, es más sencillo. Hay dos formas en que tu negocio puede ganar más dinero. Una es vendiendo más, lógicamente, y la otra es gastando menos, un poco menos evidente, pero muy efectiva. Las redes sociales te permiten alcanzar una mezcla de ambos.

  • Quiero ahorrar dinero, evitar el costo de llamadas telefónicas y mejorar la experiencia de mis usuarios, utilizando las redes sociales como canal de atención al cliente.
  • Quiero vender más utilizando las redes sociales para aumentar el tráfico a la página web de mi empresa.
  • Quiero vender más educando a mis clientes con respecto a mis productos, ofreciéndoles consejos de interés, información relevante para sus necesidades a través de las redes sociales.
  • Quiero ahorrar dinero obteniendo contactos de calidad para mi negocio.
  • Quiero vender más haciendo promociones de productos y compartiendo ofertas especiales.

¿Cómo vas a saber si estás logrando tus objetivos o no?

 

Una vez que has definido lo que quieres lograr con suficiente claridad, es hora de establecer una forma de medirlos. Esto se llama, en lenguaje formal, definir los “indicadores claves de rendimiento (Key Performance Indicators)” que te ayudarán a saber si los objetivos se están logrando o no.

Por ejemplo: Quieres utilizar las redes sociales para generar contactos de calidad para tu negocio y un contacto de calidad para tu negocio es una empresa de ingeniería ambiental. Tu indicador clave de rendimiento, en este caso, sería el medir cuántos de los nuevos contactos que ha hecho tu empresa a través de redes sociales, son empresas de este tipo.

O, por ejemplo, si quieres educar a tus clientes y usuarios acerca de un tema específico publicando un libro electrónico, podrías medir el rendimiento de tu esfuerzo analizando la cantidad de veces que el libro ha sido descargado, compartido y comentado.

Y así por el estilo. Pero recuerda que la regla es “establecer el indicador que te permitirá conocer si estás logrando tu objetivo o no”.

¿Qué acciones debes poner en práctica para lograr tu objetivo?

 

Supongamos entonces que utilizas las redes sociales para hacer contactos con empresas de ingeniería ambiental, tus “contactos de calidad”. Tu siguiente paso debería ser el indicar cómo vas a hacerlo, los recursos y herramientas que vas a utilizar, y el cómo y quién lo va a poner en marcha.

En este caso podrías, por ejemplo, hacer lo siguiente:

  • Utilizar LinkedIn como plataforma.
  • Establecer contacto con ingenieros ambientales.
  • Seguir a empresas que se dediquen al área de Ingeniería ambiental o cercanamente relacionadas.
  • Identificar a los moderadores de foros de discusión y grupos relacionados con el tema ambiental.
  • Desarrollar conexiones con estas personas.
  • Colocar un formulario en tu página web para que los que te visiten pueda registrarse y recibir contenido relevante acerca de temas de interés. Dicho formulario debe incluir un apartado que indique el área profesional al que se dedica el visitante.
  • Desarrollar una base de datos con la información pertinente a cada una de las personas que vayas contactando desde que inicias estas acciones específicas.

Como puedes ver, las opciones son múltiples y muy variadas, pero una vez que las has segmentado según el objetivo que quieres lograr y la forma en que vas a medirlo, todo comienza a tener mucho más sentido y ser mucho más claro.

Siempre tienes que saber si las cosas van bien o mal.

 

Y para ello lo único que puedes hacer es tener el hábito de monitorear, monitorear y, monitorear otra vez. No hay otra fórmula. 

Una vez implementados todos los pasos anteriores: establecer objetivos, indicadores de rendimiento y acciones a poner en marcha, lo único que queda es monitorear que las cosas vayan marchando en la dirección esperada.

Si todo es positivo, enhorabuena. Si las cosas no se ven tan bien, es hora de volver al principio y revisar donde puede estar el error, corregirlo y volverlo a poner todo en marcha.

Como te comentaba al principio de este post, el tema de redes sociales para tu empresa no debe ser causa ni de angustia ni de urgencia. Todo lo contrario.

La ansiedad desaparece al tener claras las razones por las cuales estás metido en todo esto.

La urgencia. pues es muy sencillo, de los apuros solo queda el cansancio y si estás llegando tarde a la fiesta, no pasa nada. Mientras logres los objetivos que te has planteado, da igual que llegues unos cuantos minutos más tarde, ¿no te parece?

 

Artículos relacionados:
Marketing En Redes Sociales, Sin Objetivos No Puede Haber Un Plan.

 

Crédito fotografía William Iven en Unsplash

 

Marketing en Redes Sociales: Sin Un Objetivo No Puede Haber Un Plan.

Marketing en Redes Sociales: Sin Un Objetivo No Puede Haber Un Plan.

Sin Un Objetivo No Puede Haber Un Plan - Joel Pinto RomeroMuchas veces te podrás encontrar en Internet información acerca del “cómo hacer las cosas”, pero en pocas te encontrarás lo mismo acerca del “por qué hacer las cosas” y, como estrategia de negocios, es importante saber primero el “por qué” antes del “cómo”.

Como siempre, me explico. Si tienes una página de empresa en Facebook, por ejemplo, y estás preocupado porque todavía no obtienes esos fabulosos resultados que muchos te prometen, o que simplemente te sorprendes de ver como a otros les va bien, pero tus esfuerzos todavía no rinden fruto, probablemente tu solución sea bien sencilla.Un artículo que leí en Internet, hablaba de “Cinco Errores Fundamentales”, y enumeraban los siguientes:

  • No haber diseñado un plan.
  • Pensar que promocionar tu empresa en Facebook no cuesta dinero.
  • No darle a las personas que visitan tu página una razón para conectarse con tu empresa.
  • Enfocarse en las métricas erróneas o en ninguna.
  • Ser muy escandaloso o aburrido.

 

Si no sabes hacia dónde vas, no conoces el camino que debes tomar.

 

De todos los cinco errores mencionados, el más costoso es el de no haber diseñado un plan. ¿Por qué? Porque para diseñar un plan, lo primero que tienes que establecer es tu objetivo. En el artículo mencionan tres objetivos posibles: formar parte de una comunidad, hacer que la gente recuerde tu marca con más facilidad o simplemente ofrecer un canal de servicio al cliente.

Y aunque puedes escoger el objetivo que tu quieras, lo que es necesario destacar es que, una vez escogido el objetivo, te será mucho más sencillo crear las acciones necesarias para lograrlo.

Para que lo veas con más claridad te hago la siguiente pregunta: ¿Cómo puedes saber qué autovía tomar si no sabes hacia qué ciudad te diriges? Una vez que conoces la ciudad destino, entonces tus opciones de autovías se reducen a unas cuantas nada más.

Lo mismo pasa con tu esfuerzos de marketing en redes sociales: Si no estableces claramente tu (o tus) objetivo(s), no puedes tener un plan, porque el plan depende del objetivo.

 

Lo mismo aplica para todos tus esfuerzos de marketing online y offline.

 

Y aunque el artículo al que me refiero habla exclusivamente de Facebook, lo mismo aplica para todos tus esfuerzos de marketing, sean digitales o tradicionales. Es igual: si no estableces un objetivo concreto, lo que estarás realizando serán sencillamente acciones aisladas que no siguen un plan.

¿Cuál es el problema de las acciones aisladas? Que como no sabes cuál es el objetivo, pues nunca te enterarás si llegas o no. Como dice el dicho, “si no sabes hacia donde vas, cualquier camino te sirve”. 

En el ejemplo que te mostraba más arriba, si no sabes a cuál ciudad te diriges, pues vas a coger cualquier autovía y, rodarás, rodarás y rodarás por cientos de kilómetros sin llegar a ningún sitio, gastarás mucho combustible sin necesidad, derrocharás el dinero y, consecuentemente te cansarás, y pensarás que lo que has hecho ha sido en vano y que perdiste tu tiempo, si es que realmente te atreverías a salir en tu coche de esa manera.

 

Mucho se dice del “Cómo hacerlo”, pero poco acerca del “Para qué”.

 

Y la única forma de evitar que llegues a ese momento en que sientas que tu presencia en redes sociales es en vano, es que sepas claramente para qué lo haces.

Si se te hace difícil escoger un objetivo con claridad, toma estos tres como un punto de inicio:

  • Formar parte de una comunidad relacionada con tu industria.
  • Hacer que la gente recuerde tu marca con facilidad, compartiendo contenido que le resulte de interés.
  • Utiliza las redes sociales para ofrecerle a tus clientes un canal de servicio y atención para resolver problemas y aclarar dudas.

Una vez hayas hecho esto, el poner en marcha acciones concretas y medir los resultados de tus acciones te será mucho más sencillo y recuerda no cometer los cinco errores que te indiqué más arriba.

Si necesitas alguna ayuda, no dudes en contactarme.

 

Crédito fotografía rawpixel en Unsplash

 

Artículos relacionados: 
Social Media: De la Conversación a la Venta en 6 Sencillos Pasos.
Lectura Recomendada: 
5 Common Facebook Marketing Mistakes (And How To Avoid Them)

No Es Lo Mismo Ser Un Emprendedor Que Un Aventurero.

No Es Lo Mismo Ser Un Emprendedor Que Un Aventurero - Joel Pinto RomeroNi tampoco es lo mismo emprender una aventura que aventurarse en un emprendimiento.

Aunque pareciera ser un juego de palabras que no tiene mayor importancia, no es así.

Seguramente tu también, como buen emprendedor que eres y como dueño de tu propio negocio, habrás asistido a diversos cursos, seminarios y charlas para emprendedores. ¿Te has fijado que se hace mucho énfasis en que debes sentir pasión por lo que haces, que debes tener mucha ilusión, trabajar muy duro, mantener un espíritu innovador, que no te detengas ante nada?

¿Te has fijado cómo se hace énfasis en el hecho de que, para emprender, no hace falta siquiera tener capital, o incluso en algunos casos, se le resta importancia al hecho de tener un plan? A veces pareciera que para emprender solo hace falta tener ganas.

Y quiero detenerme en estos dos puntos, porque creo que vale la pena que conversemos un rato acerca de ellos: el dinero y el plan.

 

Emprender sin dinero, implica que vas a pasar trabajo sin necesidad.

 

En muchos casos se dice que los jóvenes no necesitan financiamiento para emprender nuevos negocios, por el hecho de no tener hijos, no tener obligaciones financieras, o simplemente vivir aún con sus padres.

Se entiende que un joven sin hijos, tenga una menor carga financiera. Hasta ese punto, vamos bien, pero ¿quién dijo que un joven que vive aún con sus padres no tiene financiamiento?,¿qué pasa con el dinero que gastan los padres en pagar los recibos de luz, de teléfono, alquiler, comida, etc…?¿No es esa una forma de financiar los gastos de una empresa que comienza operando desde casa?

En estos casos, es valioso que pongamos los puntos sobre las íes, antes de que vayamos a estar alentando a los chicos recién salidos de la universidad a lanzarse al mundo de los negocios con mucha ilusión y sin un centavo en el bolsillo.

Lo más seguro es que su idea, que pudo haber sido extraordinariamente buena, no vea la luz, por el simple hecho de haber seguido un mal consejo. Y eso le ha pasado ya a más de uno.

 

No tener un plan, es no tener un rumbo, es no tener una guía.

 

Nadie, en su sano juicio, decide un día irse de aventura sin por lo menos preparar una mochila con una botella de agua y algo para picar, o incluso tener un mapa o una idea medianamente clara de lo que le espera.

Eso es tener un plan. No sé si a ti te ha sorprendido igual que a mi, pero en muchas de las charlas que he asistido no se menciona en lo absoluto la necesidad de hacer un plan, aunque sea un bosquejo sencillo de lo que tu negocio va a ser, del cómo va a funcionar, de las cosas que vas a necesitar, lo que llaman “El plan en la servilleta”.

Está claro que es sumamente importante mantener una actitud positiva y proactiva, tener ilusión, amar lo que haces y la idea que tienes para tu negocio. En eso estamos cien por ciento de acuerdo, pero también es necesario tener un plan de negocios, sencillo, breve, en el cual analices por lo menos los elementos claves, ¿recuerdas?: fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas.

Te aseguro que haciendo este breve ejercicio, te sentirás mucho más tranquilo y podrás gestionar tu negocio de manera más efectiva.

 

¿Qué puedes hacer entonces para ser realmente un emprendedor y no un simple aventurero?

 

  • Primero que nada, establece con claridad a dónde quieres llegar y cuánto tiempo quieres demorarte en ello. El “hacia dónde” es importante para asegurarte de que todas tus acciones te llevan en esa dirección. El “cuanto tiempo” es igualmente importante, porque te permite cambiar de rumbo si es necesario o te estás demorando más de la cuenta.
  • Asegúrate de contar con dinero suficiente para cubrir tus gastos, por lo menos, por los dos primeros años. Si esto es imposible, trata de que sea por lo menos los primeros 12 meses. Si no lo haces, tu emprendimiento dependerá de las ventas que hagas y cualquier fluctuación del negocio te pondrá en grave peligro. OJO: ¡Si vives aún con tus padres, la financiación la tienes semi-aprobada! 😀
  • Haz un plan concreto de cómo vas a conseguir tus clientes, tu fuente de dinero. Una idea ejemplar no se convierte en un tremendo negocio hasta que no logra que los clientes potenciales la compren, sea la idea que sea.
  • Define con claridad que vas a hacer y las decisiones que vas a tomar a medida que tu negocio crece. Muchas veces ocurre que el crecimiento de tu negocio llena tus bolsillos, pero no genera crecimiento real. Asegúrate de que es al revés: Crece primero y luego aumenta el dinero que entra en tus bolsillos progresivamente.

Ser emprendedor es una aventura maravillosa, siempre y cuando se lleve a cabo con un mínimo de sentido común. No conviertas tu emprendimiento en una pesadilla, ni dejes que tu idea maravillosa muera, por no habértela tomado un poquito más en serio.

 

Artículo relacionado: Libera Todo Tu Potencial: Atrévete a Soñar en Sólo 7 Minutos.

Pin It on Pinterest