Marketing: ¿Dónde queda realmente el principio?

Marketing: ¿Dónde queda realmente el principio? - Joel Pinto RomeroConversando con un querido compañero, Luis Reyes (@Luisreyes6) acerca de un artículo que publiqué hace poco tiempo, titulado “Quiero estar en redes sociales, pero no sé por donde comenzar” llegamos, entre chistes y comentarios varios, a una encrucijada y me comenta Luis: “Pues, obviamente, debemos comenzar por el principio, Joel” y yo le respondí “¿Y cuál es realmente el principio?”

Y esa pregunta me trajo al tema que quiero compartir contigo hoy: Estamos comenzando el Año y sabemos exactamente donde está su principio. Es el primer minuto, del primer día del mes de Enero. Sencillo, ¿verdad?

Pero, ¿es acaso igual de fácil saber cuál es el principio cuando se trata de tu negocio, de tu empresa, o incluso, de tu persona? ¿Dónde queda el principio?

¿Por qué ocurre con tanta frecuencia que las nuevas empresas, los nuevos productos en su mayoría fallan y no llegan a consolidarse, ni siquiera desarrollarse? ¿Existe alguna relación entre ese conocer cuál es el principio y el hecho de que muchos productos no lleguen a madurar en sus respectivos mercados?

Seguramente cuando te planteaste iniciar tu negocio, pusiste toda tu ilusión y esfuerzo en montar tu empresa, la estructura, el esqueleto, crear tu producto y desarrollar tu marca. Tal vez invertiste mucho tiempo en encontrar las oportunidades más significativas para tu producto, identificar tus segmentos de mercado, las razones por las cuales las personas comprarían tu producto, en fin… debes haber invertido bastante tiempo, dinero y esfuerzo en trazar un mapa que te permitiera ver con claridad el camino que tu producto, empresa o marca iban a recorrer una vez lanzado al mercado.

Y seguramente también estabas lo suficientemente enamorado de tu producto, convencido de que iba a ser un éxito total, que fuiste el primer sorprendido cuando tuviste que tomar la decisión de dejarlo todo porque tu iniciativa había fracasado, como tantas otras. Estabas tan emocionado que no te detuviste a hacer un análisis inicial que, con mucho, es el más importante que debes hacer, antes de cualquier otra cosa: analizar las fortalezas y debilidades de tu producto, empresa o marca.

Y es aquí donde, en mi opinión, comienza la cadena de errores que han podido impedir que tu producto se establezca y desarrolle apropiadamente dentro del mercado. Un fracaso no ocurre de un día para otro, sino que es una cadena de cosas que ocurren, que van minando el potencial de crecimiento de una iniciativa. 

Por experiencia propia, y por la que han compartido conmigo compañeros y amigos que han montado sus propios negocios, el principal error es no evaluar con sinceridad, honestidad y humildad los atributos, limitaciones, debilidades y fortalezas de nuestro producto, marca o empresa.

No me refiero al análisis que pudiste haber hecho o no del mercado como tal, sino de esa revisión hacia adentro, que debió haberte permitido identificar tu nicho de mercado, tu público objetivo, tus planteamientos y estrategias, pero de verdad y no superficialmente.

Cómo siempre, te propongo un ejemplo: Pasas la noche tosiendo y muy congestionado, con mucha fiebre, malestar en el estómago, pesadez en la cabeza y temblor en tus extremidades. Sin embargo, cuando llegas al médico y este te pregunta por los síntomas que has tenido, simplemente le dices que has tenido un poco de malestar y algo de fiebre.

¿Crees tú que el doctor estará en capacidad de darte un tratamiento adecuado? ¿Crees tu que tendrá la oportunidad de decirte realmente lo que tienes que hacer, cuando la información que tiene en sus manos es inexacta y no representa adecuadamente la situación real?

Pues lo mismo ocurre con los productos, empresas y marcas. Si el análisis inicial, ese estudio que tu has debido poner en marcha incluso antes de analizar la industria, el mercado y la competencia, no se realiza de manera concienzuda, honesta, sincera y profunda, estás corriendo un riesgo enorme.

¿Por qué? Porque el propio mercado te mostrará las debilidades de tu producto y el fracaso te indicará que habría sido preferible invertir un poco más de tiempo en la investigación inicial.

¿Has visto alguna vez alguno de esos concursos para conseguir nuevos talentos musicales, tipo “American Idol” o por el estilo? ¿Has podido darte cuenta de que hay incluso algunos participantes que no debieron haberse inscrito siquiera en el concurso?

Seguramente a esas personas los amigos y familiares les dijeron que sí, que se inscribieran en el concurso, que tenían mucho talento, que podían hacer un buen papel (¿qué madre no tendría palabras bonitas para un hijo ilusionado?) y estos personajes, empezando desde el sitio incorrecto y simplemente basando todos sus argumentos en un análisis incompleto de la realidad, se embarcaron en algo que tenía marcado un final no feliz.

El mercado es así, generalmente no perdona los errores, sobre todo cuando estos se refieren a productos y marcas. Es por ello que muchos productos no terminan de desarrollarse y sencillamente fracasan, porque arrancan desde un “principio ficticio”, irreal.

Asegúrate de comenzar por el principio, por uno real, honesto, transparente, que refleje realmente tu situación y no que sea un reflejo de lo que tu quisieras. Tal vez demores un poco más, pero te estarás evitando muchas situaciones desagradables y generalmente muy costosas.

¿Es este tu caso? ¿Analizaste tu negocio, marca o producto con profundidad antes de lanzarte al mercado?

 

Artículo relacionado: Seriedad y disciplina: Cosas que puedes aprender del ejército.

 

¿Hacia dónde va el marketing durante el próximo año 2012?

¿Hacia dónde va el marketing durante el próximo año 2012? - Joel Pinto RomeroY llegamos a la última semana del año. Y aún cuando no haya una pausa real entre un año y otro, pareciera siempre que estamos realmente entrando en un Año Nuevo. Algo así como si cerráramos una puerta para entrar en una habitación diferente. ¡Es un sentimiento sobrecogedor y difícil de explicar!

Siempre estos días son propicios para reflexionar, meditar. A mí me encanta hacerlo. Meditar un poco acerca de lo que hemos hecho, de lo que nos quedó pendiente por hacer y de aquello que hicimos sin haber siquiera planificado adecuadamente.

Es una hora buena también para preguntarse, ¿hacia dónde vamos el año que viene? ¿Qué nos depara ese Nuevo Año 2012, que para muchos pinta muy mal y para otros no tanto?

La forma de hacer negocios, de hacer marketing, ha tomado un giro muy interesante que a mí, personalmente, me agrada mucho y creo que es realmente una dirección en la que se pueden comenzar a desarrollar estrategias con buen rendimiento, poco desperdicio y mucha satisfacción para los dos actores principales: la empresa y el cliente.

No se trata de adivinar hoy en día que red social va a ser la más exitosa, si Google+ finalmente le ganará a Facebook, si Twitter se declarará en abierta competencia contra el gigante de California, si la geolocalización finalmente cuajará como herramienta efectiva, si el marketing móvil será el nuevo Rey del Mambo o no,  o si se seguirán promoviendo y difundiendo las protestas sociales a golpe de twitt o whatsap!

En este caso, me refiero sencillamente a que el consumidor será realmente el elemento principal. Este consumidor que ha logrado desarrollar una potente voz, una gran capacidad para colaborar con otras personas y aportar al conocimiento colectivo, que ha rebatido cualquier duda que pudiera existir con respecto a su valía dentro del circuito comercial, que ha puesto en tela de juicio a los antiguos “speechs” de ventas, que simplemente ya no son suficientes, y tantas otras cosas. Si lo queremos en muy pocas palabras, es más en sólo seis palabras, este consumidor “tiene la sartén por el mango”.

El hecho de que tú como empresa te estés esforzando tanto en desarrollar contenido relevante para ese consumidor, que sea de su interés, que lo enganche y que lo anime a compartirlo, es realmente una novedad.

El hecho de que tu objetivo sea ahora lograr desarrollar con fuerza la venta “referida” o “por recomendación” gracias al desarrollo de una relación honesta y transparente con el cliente, donde exista valor para ambos lados, es un tremendo avance comparado con el marketing como se había hecho por muchos años.

Y eso es bueno para todos. Bueno para la empresa porque realmente podrá competir de una manera creativa y aportar valor a la relación con el consumidor. Bueno para el consumidor porque recibirá, a cambio de su fidelidad y de su recomendación, ofertas de servicios y productos cada vez más completas, mejor elaboradas, más orientadas hacia la satisfacción real de sus necesidades.

Y es bueno para la sociedad en sí porque, tanto empresas como consumidores, estarán trabajando juntos, por primera vez en mucho tiempo.

Por eso es que me agrada tanto esta nueva forma de hacer marketing orientado hacia el desarrollo de una experiencia global positiva para el consumidor. Porque realmente de eso se trata, y se ha tratado siempre: ¡generar consumidores satisfechos!

No importa cuál sea la plataforma que lidere el mercado durante el año, ni cual sea la aplicación preferida de más usuarios, ni de los múltiples avances tecnológicos que tendremos la oportunidad de disfrutar con toda seguridad. Ganarte la fidelidad de tus clientes será un factor fundamental para medir el éxito de tus esfuerzos.

¿Qué te puedo recomendar para que la lleves con más facilidad? Definitivamente, de todo lo aprendido y compartido durante este año, el mejor consejo que puedo compartir contigo es el de escuchar con mucha atención lo que ocurra a tu alrededor, lo que digan tus clientes acerca de tu empresa, producto o marca, lo que expresen y comenten, y asegurarte de tener abiertos todos los “oídos” que sean posibles para que no pierdas ninguna oportunidad de generar la experiencia más positiva de todas, para tus clientes.

Desde este pequeño rincón del ciberespacio te deseamos lo mejor del mundo desde el primer día del año nuevo en adelante y para siempre.

 

¡Feliz Año Nuevo 2012!

 

¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo 2011 para todos!

¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo 2011 para todos!

Ha sido un año particularmente complicado desde muchos puntos de vista, sin embargo, quiero centrar este artículo en lo positivo, que es esa energía que, a final de cuentas, nos va a ayudar a salir adelante y poner en marcha todos nuestros proyectos.

Aún cuando solamente los pensamientos positivos no te van a convertir en una empresa exitosa ni van a duplicar el dinero que produces cada mes, son ellos los que te van a mantener a flote en aquellos días en los que las cosas no salen como tú lo esperabas. Si tus pensamientos positivos, es decir, una actitud positiva hacia la vida y hacia tu negocio, tu familia, los unes con tus esfuerzos, tus decisiones y tus acciones, seguramente las cosas marcharán de manera diferente.

Que estas Fiestas puedas disfrutar con todos tus seres queridos de momentos memorables, llenos de alegría, de cosas para compartir, de historias que comentar y recordar, de muchas sonrisas y de muchos abrazos.

Y por supuesto que el próximo Año 2012 este lleno de cosas buenas, de prosperidad, de mucha salud para que puedas trabajar el doble cada día, de paz y de tranquilidad.

De mi parte solo me queda agradecerte por todo el apoyo que le has brindado a este humilde blog todos estos meses y simplemente puedo reiterarte mi compromiso de seguir cuidando que este sea un espacio para conversar, compartir y aprender de nuestras propias experiencias y conocimientos, de una manera sencilla, clara y directa.

Feliz Navidad y que el Año que recibimos como nuevo te permita ver todos tus más lindos sueños y proyectos convertidos en sendas realidades.

¡A tu salud!

Crédito fotografía Sabri Tuzcu en Unsplash

Pin It on Pinterest