¿Qué Cosas Puedes Hacer Para Vender Más? - Joel Pinto RomeroLlevar adelante un negocio puede convertirse para ti en una labor titánica y desbordarte con mucha facilidad.

Son tantas las cosas que debes tomar en cuenta que, muchas veces sin proponértelo, puedes dejar de prestarle atención al área más importante: ¡La producción de dinero!

Hace un tiempo ya, leí un artículo que agrupaba más de 50 consejos para ayudarte a vender más. Me pareció súper interesante y quise escoger para ti, los que considero más relevantes, efectivos y fáciles para poner en marcha.

Los agrupé según se relacionan con distintas áreas de gestión. Aquí los dejo para ti.

Espero que te resulten de interés con la seguridad de que te ayudarán a aumentar los números de tu negocio.

 

Lo que no se exhibe, no se vende.

 

  • Haz conocer tu negocio. Diseña para él una buena identidad corporativa, sencilla pero de impacto, con elementos que te diferencien. Distribuye tarjetas de presentación entre tus amigos y conocidos, con proveedores, asociados, que toda la gente sepa qué haces y a qué te dedicas.
  • Saca provecho de todas las herramientas disponibles: Marketing por correo electrónico, con vídeos, redes sociales y tantas otras opciones que te permiten hacer que tu negocio llegue a sitios donde físicamente no puede estar presente.
  • Asegúrate de estar siempre disponible por teléfono, correo electrónico o por cualquier otro canal: tanto para ofrecer a tus clientes consejo y recomendaciones acerca de tus productos, o incluso de productos que no tienes disponibles, como para resolver cualquier tipo de dudas o quejas que puedan surgir luego de realizar la compra.
  • Invierte en publicidad: Es un error muy común esperar que el negocio crezca de manera natural con la menor inversión posible de dinero. No lo cometas. Si tienes un presupuesto restringido o mínimo, solamente significa que tienes que optimizar el uso que haces del dinero, pero no que no puedes hacer absolutamente nada. Haz publicidad, por muy discreta que sea.
  • Participa u organiza eventos comunitarios: que te puedan poner en contacto con tus clientes actuales o potenciales. No solamente te ayudará a crear una potente presencia de marca sino que te servirá para darle un carácter más humano a tu negocio.
  • Expande tu negocio: Si un mercado se estanca para ti, busca la oportunidad de abrir mercados nuevos, distintas áreas, zonas, públicos. Siempre busca la forma de extender la huella de tu negocio, aún cuando las cosas estén marchando bien. Un negocio que se duerme en los laureles, corre peligro.

 

Cuida muy bien de tus ventas y tus vendedores.

 

  • Siempre gestiona tu departamento de ventas con metas que supervises de manera regular: No importa que sean diarias, semanales o mensuales. Eso dependerá del ciclo de venta de tu producto. En todo caso, lo importante de las metas es que te permiten confirmar si las cosas están saliendo bien o si, por el contrario, es tiempo de tomar decisiones.
  • Si estás cumpliendo tus metas, fíjate metas mayores pero que sean siempre razonables: Una de las formas más sencillas de quemar un negocio es el establecimiento de metas irreales. Pretender, por ejemplo, que un negocio que recién comienza pueda vender lo suficiente como para comprar un jet corporativo en 6 meses, no solamente es irreal sino infantil. Las metas, mientras más reales, más factibles.
  • Capacita a tu fuerza de ventas de manera contínua: De esta forma, podrán ser más efectivos en cada visita a cliente o incluso en el mostrador. Hay técnicas específicas para cada caso, que te pueden resultar de sumo interés.
  • Si no tienes una fuerza de ventas, plantéate seriamente el desarrollar una para tu empresa, por muy pequeña que sea y siempre que tenga por lo menos dos personas. Los resultados siempre son positivos.
  • Promueve la sana competencia entre tus vendedores: Ofréceles premios e incentivos, ayúdalos a mejorar su rendimiento cada día, preocúpate por ellos y premia sus logros. Una fuerza de ventas motivada y comprometida, son la garantía de una empresa que crece.

 

Quien tiene un cliente, tiene un tesoro.

 

  • Trata de conocer a tus clientes. Haz un esfuerzo sincero por saber quiénes son, qué los motivó a ir a tu negocio, dónde viven, qué les gusta y cómo conocieron de tu empresa. Toda la información que puedas reunir, te será sumamente útil para diseñar tus esfuerzos de promoción.
  • Elabora una base de datos completa de tus clientes. Y no te conformes, si es posible, con recabar información de contacto (teléfono, correo electrónico y esas cosas) sino también, y trata de conocer un poco acerca de sus gustos, aficiones y estilo de vida. Esta información te permitirá identificar oportunidades de posicionamiento para tu empresa.
  • “Lo importante no es que vengas, sino que vuelvas” por lo que debes concentrar tu esfuerzo en hacer que tu cliente viva una experiencia de compra fenomenal que le invite a volver a hacer negocios contigo y con nadie más, e incluso que le dé las suficientes razones como para recomendarte con sus amigos.
  • Ofrece a tus clientes distintas opciones de pago: Una vez me ocurrió que fui a hacer una compra y solamente recibían efectivo. Me tocó ir al cajero del banco a buscar el dinero para pagar. Toda una molestia. Evita que esto le suceda a tus clientes.
  • Brilla en el servicio post-venta: La fidelización de un cliente ocurre cuando ya la compra del producto se ha hecho, por lo que es una excelente idea aprovechar todas las oportunidades posibles de estar allí presente, dispuesto a resolver cualquier problema que pueda surgir o simplemente a asegurarte de que todo ha salido como tú esperabas.
  • Premia a tus clientes más fieles. Invítalos a compartir su experiencia con otros, conviértelos siempre que puedas, en embajadores de tu marca. La publicidad de recomendación sigue siendo la más poderosa hoy en día, más aún en un mundo hiperconectado como el nuestro.
  • Haz con regularidad, encuestas de satisfacción: demuestra siempre a tus clientes que su opinión es importante para ti, y utilízalas para desarrollar mejoras reales en tus productos y servicios.
  • Aprovecha las ventas de temporadas: No solamente tus clientes estarán más dispuestos a comprar más, sino te permitirá realizar tus promociones más efectivas y aumentar tus números significativamente.

Como ves, son cosas sencillas que no toma mucho esfuerzo poner en marcha una vez que te das cuenta la influencia tan importante que pueden tener en el desarrollo de tu negocio.

Tómalas en cuenta e impleméntalas una por una si se te hace muy difícil con todas al mismo tiempo. Lo único que puede ocurrir es que tus ventas comiencen a fluir de una manera más ordenada y organizada, y eso definitivamente no es malo para tu negocio, ¿o sí?

 

 

Lectura recomendada:
50 Ideas para aumentar las ventas de un negocio.

Artículos relacionados en este blog:
¿Cuáles Son Las Ventajas De Desarrollar Una Fuerza Interna De Ventas Para Tu Negocio?
3 Preguntas que pueden doblar el tamaño de tu negocio

Pin It on Pinterest