Storytelling: Como darle vida a un producto “en ruinas”

Storytelling: Como darle vida a un producto “en ruinas”

Si, ya sé que el título suena un poquito exagerado pero he utilizado la frase “en ruinas” con toda la intención.

Mucho se ha escrito acerca del “story-telling” (que traduce directamente a “narración de historias” o “cuentacuentos”) y de su importancia para poder diferenciar unos productos de otros cuando estos, por sus propias características y usos, parecieran ser fundamentalmente idénticos.

Para mí el contar historias tiene un valor muy alto, sobretodo cuando esas historias vienen de la mano de los usuarios de algún producto o servicio quienes, luego de haber tenido una experiencia de compra positiva, comparten con el mundo entero la satisfacción y alegría que sienten de una forma tan auténtica y natural, que no puede hacer más que contagiar de ese entusiasmo a todo el que la escucha.

Sin embargo, aún cuando mucho se ha escrito y dicho acerca del “story-telling” y de su valor tan fenomenal dentro de cualquier estrategia de contenido y posicionamiento de marca, todavía nos encontramos con muchísimas marcas que dicen estar “contando historias” cuando lo único que están haciendo es seguir hablando de sus maravillosos productos, aunque en una forma indirecta.

El Story-telling deja de tener el mismo valor cuando el público percibe que su intención es la venta de algún producto o servicio.

Vamos que pareciera más “publicidad encubierta” que una verdadera historia que quieren compartir con sus comunidades.

Sabes que siempre me gusta explicar este tipo de conceptos tan subjetivos, si se quiere, con un ejemplo práctico sacado de la vida real.

Y es por eso que utilicé la frase “en ruinas”.

 

Los productos no diferenciados están muertos a los ojos del consumidor.

 

Para mi los castillos han sido siempre unos paraderos turísticos que visitamos casi por obligación cuando llegamos a una ciudad nueva.

Y perdóname por la sinceridad, pero ha sido así siempre: era solamente llegar a la ciudad y decir “Vamos a pasar por el Castillo de (pones aquí el nombre de la ciudad que estábamos visitando en ese momento particular) y luego nos vamos a comer algo”.

Llegábamos al sitio en cuestión, el castillo, subíamos (o bajábamos según fuera) unas escaleras interminables, entrábamos en un par de salones que estaban casi siempre a oscuras o mal iluminados, veíamos algunos trastos viejos, leíamos algún que otro cartel de los que estaban pegados en la pared con alguna explicación alusiva a algún cuadro, o a alguna pieza considerada histórica, y listo….!

Se acababa el paseo. Algunas veces eran más divertidas que otras, según estuviese el castillo en mejores condiciones de mantenimiento o no, pero en general, eran simplemente meros puntos turísticos al que íbamos a tomar algunas fotos de familia, de paisajes y nada más.

Algo así como para decir que estuvimos allí y nada más.

Los productos no diferenciados pasan desapercibidos a los ojos del consumidor.

Era casi como cuando caminas por los pasillos de un supermercado, que vas pasando estante tras estante, llenos hasta el tope de productos, todos invisibles a tus ojos, hasta que encuentras finalmente el que buscas, lo metes en el carrito de la compra y sigues con tu viaje.

Más y más estantes de productos invisibles a tus ojos, que permanecen invisibles.

Para mi, todos los castillos eran iguales. No se diferenciaban unos de otros más que en el nombre y nada más. Eran todos el mismo producto sin nada que los hiciera destacar más allás de lo normal.

Hasta que visitamos el Castillo de Villena.

 

Trayendo un producto a la vida a través de una historia emocionante y envolvente.

 

La única cosa que fue diferente esta vez es que, al llegar a la oficina de turismo de Villena, un guía se ofreció a darnos una charla gratuita acerca de la historia del castillo de Villena.

Pensé: “¡Uich, qué aburrimiento!” pero sabía que sería algo que no duraría más de 15 o 20 minutos y ya está. Seguiríamos con la rutina de siempre: hacer las fotos de familia, las fotos de paisaje y nos iríamos a comer.

¡Vaya sorpresa la que me esperaba!

Pues el chico comenzó por hacernos preguntas, para involucrarnos en el tema, para hacernos partícipes de la historia que nos iba a contar. Preguntas tales como: “¿Qué creen ustedes que pasó aquí?”, “¿Por qué creen ustedes que esas paredes se construían así?”.

Y a través de este diálogo, que al principio me pareció inocentón, fui descubriendo las cosas que habían ocurrido en ese castillo, siglos atrás:

  • Como los pasillos se hacían más angostos para obligar a los enemigos a hacer filas estrechas y poder eliminarlos con facilidad;
  • Como las juntas entre las piedras contenían pedazos de hierro que, vistos desde la distancia, le recordaban a los enemigos que asediaban el castillo que el dueño de éste tenía hierro suficiente como para colocarlo en las paredes de la estructura, lo que transmitía el significado también de que tenía armamento de sobra.
  • Que las paredes de las zonas más importantes eran lo suficientemente gruesas como para poder aguantar los impactos de bala de cañón en el exterior, y por dentro mantener las temperaturas lo suficientemente bajas como para servir de cámaras para la conservación de los alimentos.
  • Que la palabra “armario” viene de las cajas que utilizaban los soldados en los castillos para guardar sus armas.

Fueron tantas las cosas que el chico nos contó acerca del Castillo de Villena que, desde ese momento, para mi dejó de ser un montón de piedras antiguas para adquirir ese valor histórico que realmente tienen todos los castillos que hemos visitado hasta el día de hoy, y los que faltan.

Para mi, fue un abrir los ojos y darme cuenta de lo mucho que pude aprender ese día en una charla que, a pesar de haber durado casi una hora, se me antojó corta.

¿Recuerdas cómo pensaba al principio de la visita al castillo que la charla del guía iba a ser un aburrimiento?

Pues fíjate cómo, a través de una historia bien contada, envolvente y llena de momentos intensos, el Castillo de Villena cobró para mí una vida que nunca antes había tenido, en una charla de casi 60 minutos!

 

Redefiniendo el valor de las cosas memorables.

 

¿Sabes lo que significa ser “memorable”?

Para muchos hoy en día, ser “memorable” es generar un impacto intenso, fuerte, aunque no necesariamente duradero.

Y justamente el significado de “memorable” es que “permanezca en la memoria” (puedes buscarlo en cualquier diccionario). Es decir, que no solamente tiene que generar un impacto fuerte sino que dicho impacto tiene que ser capaz de permanecer en la memoria de la persona que escucha la historia.

Me recuerda mucho algo que nos metían en la cabeza cada dos por tres cuando estaba sacando mi grado universitario en Publicidad: “el mensaje publicitario tiene que ser recordado…debes apuntar a la recordación. Si no generas recordación, es decir, si el mensaje no se queda fijado en la mente del consumidor, estás perdiendo el tiempo”

Era verdad antes, sigue siendo verdad ahora, y seguramente lo seguirá siendo por siempre: lo importante no es el impacto momentáneo sino la recordación, que el mensaje permanezca en la memoria del consumidor.

Fíjate que el viaje a Villena lo hicimos hace ya algunas semanas, quizás un par de meses sino más, y aún recuerdo con bastante emoción las partes más importantes de la charla que nos ofreció el guía ese día.

Para mi el producto, en este caso el Castillo de Villena, cobró vida ese día y la tendrá para siempre.

Porque gracias a la historia que nos contó el guía, el castillo dejó de ser un montón de piedras antiguas, cobró dimensiones, relevancia histórica, valor y dejó de ser un castillo más, para tener una identidad propia.

Algo que le hace falta a muchos productos que no logran diferenciarse de sus competidores. Identidad.

Algo que le hace falta a muchos productos que no logran diferenciarse de sus competidores en los mercados de hoy en día: Tener una identidad propia, que los separe de todo lo demás.

Es por ello que me fascina el “story-telling” bien hecho, bien enfocado hacia el aporte de valor, relevante, diferente y enriquecedor.

Es y siempre será una herramienta de marketing fenomenal, siempre que la uses de la forma adecuada y no como una herramienta de ventas “indirecta”.

¿Que si se puede vender haciendo “story-telling”?

Por supuesto que sí. Fíjate lo impactado que quedé yo con la charla que recibimos ese día. Claro está que la diferencia la va a poner el estilo de historia que cuentes y el cómo logres involucrar en ella a tu audiencia.

¿Estás preparado para darle vida a tus productos contando historias? 😀

Crédito fotografía: De la oficina de turismo de Villena. La puedes ver acá

Facebook: ¡Te Regalo Un Euro Si Me Dices Que Te Gusto!

La semana pasada tuve la oportunidad de compartir en mi página de Facebook, el vídeo de una campaña que me resultó muy interesante por el concepto que manejaron para interactuar con el usuario. Se trataba de una campaña de Pepsi Cola titulada: “Pepsi Crea La “Like” Machine”

Te dejo el vídeo para que lo disfrutes tú mismo.

 

El planteamiento creativo me resultó estupendo. Reunir a tantas personas alrededor de la máquina, interactuando entre ellas, pasándola bien, me pareció genial. Sin embargo, una compañera muy querida, Pilar Pérez Baz, comentó (muy acertadamente debo reconocer) que:

“Aunque por desconocimiento casi todo el mundo “comercia” con los likes de Facebook…me ha extrañado que también lo haga Pepsi.”

Y tiene toda la razón.

 

¿Qué recomienda Facebook para obtener más “Me Gusta” en tu página?

 

El objetivo de la campaña era aumentar la cantidad de “Fans” de la página Facebook de Pepsi Cola en una importante ciudad de Europa. Para ello, la empresa diseño y construyó la máquina dispensadora de bebidas. El objetivo era lograr más fans.

Las recomendaciones de Facebook respecto al tema de conseguir más “Me Gusta” para una página son 4 y, por demás, bien sencillas:

  • Que recomiendes a tus amigos que hagan click en el botón “Me Gusta” de tu página.
  • Que le escribas a tus clientes, proveedores y relacionados, bien por correo electrónico o como te resulte más fácil, y les digas que tienes una página en Facebook y que les invitas a hacer click en el botón “Me Gusta” para que reciban tu contenido.
  • Que personalices la dirección URL de tu página y la publiques en toda la literatura de la empresa para que la gente la conozca.
  • Finalmente que utilices los anuncios publicitarios de Facebook para que llegues a una audiencia más grande.
Como lo ves, en ningún lado se indica o recomienda que ofrezcas algo más que el contenido de tu página a cambio del “Me Gusta” de tus clientes.

¿Dónde está el error en esta campaña?

 

Desde mi punto de vista, el propio vídeo lo dice, quizás de una manera muy inocente. “Pepsi creó la primera máquina que no acepta dinero sino “Me Gusta” a cambio del producto”. 

Allí está el error de la campaña, a mi criterio: Independientemente de que a la empresa le cueste muy poquito dinero fabricar una lata de su producto, lo está intercambiando con el cliente por el “Me Gusta”.

Si le pusiéramos a cada lata un valor nominal de 50 céntimos, por ejemplo, y la campaña generó 5,000 “Me Gusta” nuevos, te darías cuenta de que, realmente, a la empresa le costó 2,500 euros adquirir esos 5,000 nuevos seguidores, por lo que, efectivamente, los compró.

¿Será por eso que dicen que “los besos que se compran, no son besos de amor” 😀

 

¿Cómo pudo haberse hecho de manera diferente?

 

Definitivamente es algo que vale la pena pensar muy seriamente. La estrategia de crear una máquina dispensadora de refrescos no es nueva. Ya Coca-Cola, competidor de toda la vida de Pepsi, había desarrollado una iniciativa similar en Indonesia.

Sin embargo, la forma en que Coca Cola implementó su campaña fue muy diferente: Su máquina regalaba a los usuarios muestras de producto, pero no a cambio de “Me Gusta” en su página de Facebook, sino simplemente a cambio de un abrazo.

¡Si! Los usuarios físicamente tenían que abrazar a la máquina, para obtener la muestra de producto. La empresa no estaba esperando incrementar su número de “fans” en redes sociales, sino generar una interacción diferente y graciosa entre los usuarios.

Aquí tienes el vídeo para que lo disfrutes igualmente.

 

 

¿Cuál estrategia te resulta más interesante?¿Cuál crees que generó un impacto de marca más positivo?

Personalmente me quedo con la de Coca Cola, porque su interés no estuvo en ganar más seguidores, sino en hacer que la gente pasara un rato diferente, sonriera y disfrutara.

Por eso, olvídate del “Te regalo un euro si me dices que te gusto! Afina tu estrategia para que tus usuarios y seguidores se enamoren genuinamente del contenido que desarrollas y compartes, porque es allí donde realmente conseguirás desarrollar relaciones de valor.

 

Artículos relacionados en este blog:
Facebook: Una Ciudad Llena de Vendedores Ambulantes.
El Valor De Las Relaciones: ¿Qué Podemos Esperar De Las Redes Sociales?

Publicidad, marketing y ventas: ¿Porqué se confunden con tanta frecuencia?

Publicidad, marketing y ventas: ¿Porqué se confunden con tanta frecuencia? - Joel Pinto RomeroSi ves la fotografía que ilustra este artículo, te fijarás que son tres bebés recién nacidos, lindos y preciosos.

Son trillizos idénticos y cada uno tendrá su propio nombre, aún cuando, seguramente, más de una vez los confundirán a unos con otros. Es lo normal y pasa con demasiada frecuencia.

Con la publicidad, el marketing y las ventas ocurre lo mismo: Se utilizan con mucha frecuencia de manera indistinta.

No es extraño escuchar a dueños de empresas referirse a “planes de marketing” cuando realmente se refieren a “acciones de ventas”, o querer hacer una “campaña de marketing”, cuando realmente quieren hacer algo de “publicidad”.

Es una situación bastante común, pero que puede tener consecuencias importantes.

 

¿En dónde radica la diferencia entre estos tres términos?

 

La diferencia está en que, aún estando íntimamente relacionados, como las trillizas de la foto (si, son tres chiquillas), cada uno tiene su nombre y su propia personalidad. Y por ser cada uno diferente del otro, es por lo que debes hacer un esfuerzo en conocerlos un poco más.

Sabes que me gusta conversar usando palabras del día a día, por lo que voy a tratar de definir para tí, en palabras simples, lo que significa cada uno de ellos.

Marketing es todo lo que tienes que hacer para que tu producto pase de tus manos a las de tu cliente. Es por ello que nos encontramos con las famosas cuatro “P”, por Precio, Producto, Plaza y Promoción. El marketing las controla, y tiene que ver con cada una de ellas. Si faltara alguna, la estrategia de marketing no podría estar completa. Marketing es fundamentalmente estrategia, planificación, conocimiento.

Publicidad es comunicación. Es hacer que la gente conozca algo acerca de tu producto, empresa o marca. Es tránsito de información. Recuerda que tus clientes no te pueden comprar, si no saben que tú existes ni te conocen. Cualquiera sea la forma y el tipo de acción que realices para darte a conocer, publicidad es sencillamente comunicación.

Ventas es ya la transacción. Es el cambio de titularidad de tu producto o servicio. Es el proceso que permite que tu producto deje de ser tuyo y sea de tu cliente. Y es el proceso más importante de todos, porque es el que genera el dinero. y digo el más importante, porque si tu estrategia de marketing, con su correspondiente campaña de publicidad, no genera ventas, es un fracaso.

 

¿Por qué es importante conocer la diferencia entre cada uno de ellos?

 

Pues precisamente porque si no conoces esas diferencias, seguramente no estás aprovechando al máximo las acciones que realizas y, por lo tanto, es poco probable que vayas a obtener los resultados que esperas o, peor aún, no obtendrás los resultados que podrías obtener.

Voy a mostrártelo con un par de ejemplos y te indicaré, de forma muy sencilla, qué es lo que falla:

  • Tienes un vendedor que sale a la calle a trabajar sin tener catálogos de tus productos: ¿Cuál es el problema? Tu estrategia de marketing falla al no contemplar dentro de la “P” de promoción el desarrollo de la literatura apropiada para darle apoyo al trabajo de ventas.
  • Tienes una página web a través de la cual tus clientes no pueden comprar tu producto o no indica dónde pueden comprarlo: ¿Cuál es el problema? Tu estrategia de comunicación falla, al no cerrar el círculo que debe llevar a cada prospecto de cliente hacia el lugar donde pueda realizarse la transacción de venta.

Y como estos,  diariamente me encuentro con situaciones en las cuales las acciones desarrolladas demuestran, con bastante claridad, que no se entienden las muchas (y algunas veces sublimes) diferencias qie existen entre publicidad, marketing y ventas.

Si quisiéramos dejarlo como resumen:

Marketing = Estrategia,
Publicidad = Comunicación,
Ventas = Dinero.

En el caso de tu empresa, ¿reconoces la diferencia entre cada una de las trillizas? ¿o te refieres a publicidad, cuando realmente lo que querías decir era ventas?

 

Artículos relacionados: Marketing: ¿Dónde queda realmente el principio?

 

Pin It on Pinterest