¿Qué Tiene Que Ver Una Barbie™ Con Tu Marca Personal?

¿Qué Tiene Que Ver Una Barbie™ Con Tu Marca Personal? - Joel Pinto RomeroPor muchos años, Barbie™ ha sido sinónimo de la belleza perfecta, de esa modelo de perfectas proporciones, a la cual se pretendía imitar en muchos casos con resultados espectaculares y en otros, no tanto. Como todo.

Muchas personas han invertido mucho dinero en la búsqueda de esa “belleza perfecta”, muchos concursos se realizan en todo el mundo para premiar y reconocer esa perfección, y también sabemos que muchas personas sufren y la pasan muy mal durante dicha búsqueda.

De la misma manera vemos como, en los entornos profesionales, muchos individuos se esfuerzan más por el “parecer” que por realmente “ser”, copiando el estilo de vestir del personaje del momento, el corte de pelo, los gestos, e incluso las frases. Todo un desfile de pavos reales.

Y la búsqueda de esa perfección tan deseada, no es en sí misma una cosa mala, porque es una invitación permanente hacia el logro de algo que, en teoría, es una versión mejorada de nosotros mismos, pero ojo: debe ser de nosotros mismos, no de otra persona. Sin embargo, y como en todas las cosas en la vida, nada que se lleve a los extremos puede ser bueno. Y este caso, llevar esa búsqueda al extremo, copiando a otros o fingiendo ser lo que no se es, no es la excepción.

Y la pregunta con la que comienzo este artículo creo que se responde sola y tiene, (o debería tener), una sola respuesta: ¡No! Tu marca personal no tiene absolutamente nada que ver con una Barbie™, o por lo menos, no debería.

 

Una marca personal no debe ser una prisión en la que permanezcas encerrado.

 

Muy por el contrario, debe ser una expresión por encima de todo libre y coherente de tu verdadero yo, tanto profesional como personal, sin imposiciones de otros, sin “injertos”, sin maquillaje, porque, a fin de cuentas, todo eso va a notarse en algún momento. Recuerda que “aunque la mona se vista de seda, …”

Hace algún tiempo seguía una discusión acerca del cómo debía un profesional comportarse socialmente para no deteriorar su marca personal, y realmente me llamó la atención. Se trataba algo así como de recomendaciones a seguir durante eventos sociales para no cometer excesos que pudieran ponernos en entredicho o dañar nuestra reputación.

Y yo pensaba para mí: “Si vas a un evento social y no puedes resistirte a las ganas de beber alcohol excesivamente hasta perder el juicio, o consumir de manera irregular drogas, hablar a gritos o groseramente,  o cosas por el estilo, no es tu reputación o tu marca las que tienen el problema. El problema lo tienes tu y eso está claro como el agua.” Por lo menos, ese era mi pensamiento.

 

Un verdadero profesional. Un profesional verdadero.

 

A fin de cuentas, no se puede tapar el sol con un dedo. Si eres un profesional, se va a notar; si te sabes comportar, también. Y creo que eso sería suficiente como para darnos toda la libertad y la confianza del mundo y poder expresarnos abiertamente.

  • Si eres un profesional verdadero, preparado y formado, y no uno que pretende serlo, entonces tu preparación, el dominio de tu área de trabajo, tus conocimientos y cómo los empleas, los términos que uses y lo que seas capaz de aportar, será auténtico, tendrá una base sólida (tu propia formación) y no tendrás nada de que preocuparte ni nada que fingir, excepto estar siempre dispuesto a aprender un poco (o mucho) más cada día. ¿No te parece graciosa la cara que pone una persona que está tratando de responder una pregunta cuando no tiene ni idea?
  • Si eres un verdadero profesional: Entonces tu actitud será profesional en todo momento, porque ser profesional es parte de ti  de tu naturaleza, y no tienes que copiarlo de nadie. Te vestirás adecuadamente, te manejarás adecuadamente delante de otros y muchas otras cosas que los verdaderos profesionales suelen hacer.

No permitas que por querer imitar a otros,o por querer pretender ser algo que no eres, tu marca personal se convierta en una jaula que te robe tu libertad, que te asfixie y que se lleve la paz de tu vida, ocultando tu verdadero y auténtico valor.

Por encima de todo, recuerda que eres único y tienes algo único que aportar, déjalo fluir con toda libertad. Allí encontrarás la verdadera pasión por aportar lo mejor de tí mismo.

 

Artículo de referencia: 
Know Thyself First, then Create Your Personal Brand

Artículo relacionado en este blog: 
Popularidad e Influencia en Redes Sociales: Escoge Lo Que Te Sirve y Lo Que No.
Libera Todo Tu Potencial: Atrévete a Soñar en Sólo 7 Minutos.

 

Gestión de Negocios: ¿Estás Compitiendo Con La Empresa Correcta?

¿Estás Compitiendo Con La Empresa Correcta? - Joel Pinto RomeroA menos que a ti se te ocurra algo realmente único y exclusivo, que tengas un producto realmente innovador que nadie nunca haya fabricado antes, vas a tener competencia.

Sea cual sea el mercado en el que te introduzcas, si no tienes un producto realmente único, vas a tener competencia.

Y eso es normal. La competencia es sana y necesaria, porque obliga a las empresas a diferenciarse, a ofrecer valor, a mejorar sus productos continuamente, a tomar en cuenta las necesidades de sus clientes… bueno, por lo menos en condiciones normales así debería ser.

Un mercado sin competencia es un monopolio, y ya todos conocemos las consecuencias de un mercado monopólico.

Lo que realmente es importante cuando analices tu competencia, es que sepas escoger el competir con las empresas correctas.

 

¿Puedes competir con las grandes corporaciones?

 

Muchos empresarios, tal vez tu mismo, se quejan de la presencia en su área de grandes tiendas de cadena y franquicias, o incluso pequeños pero muy agresivos comerciantes, que venden a precios muy bajos. En ambos casos, lo que importa no es el comerciante como tal, sino la razón por la cual tu consideras que te están robando clientes.

Este tema tienes que comenzar a verlo haciéndote algunas preguntas: ¿Tiene tu empresa la capacidad financiera de pagar una nómina como la las grandes cadenas de tiendas?, ¿o para comprar grandes volúmenes de mercancía para negociar precios bajos con los proveedores?, ¿Puedes tu vender a los mismos precios súper reducidos que otros comerciantes?

Si no es así, ¿por qué entonces compites con ellos?

 

La importancia de escoger bien con quien compites.

 

Uno de los puntos más importantes que debes tomar en cuenta al montar tu negocio, es el analizar – y entender – adecuadamente quién es tu competencia, puesto que esto tendrá muchísima importancia para ti, al diseñar tus estrategias y acciones comerciales.

Si escoges un competidor más grande y fuerte que tu, probablemente te sirva de ejemplo a seguir pero te va a crear mucha frustración en el camino. Los grandes tienen generalmente un buen músculo financiero, recursos y gente que les permite actuar de una manera particular en el mercado. Y esto seguramente no está a tu alcance.

Por otra parte, escoger competidores más pequeños que tu, no te va a ayudar a crecer ni desarrollar tu negocio, porque no vas a tener que realizar ningún esfuerzo importante para superarlos o vender más que ellos.

Muy por el contrario, es esta la misma razón por la cual hagan que te  quedes estancado y no desarrolles tu negocio a su máximo potencial.

 

¿Que debes tomar en cuenta para escoger tu competencia?

 

En términos generales, debes tomar en cuenta los siguientes elementos:

  • El alcance de tu negocio: Según quieras (o puedas) vender tu producto a nivel local, regional, nacional o internacional, tus competidores variarán.
  • Tu política de precios: Si para que tu empresa gane dinero tienes que fijar un precio para tu producto que es superior al que otros ofrecen, pues descártalos como competencia desde el principio y concéntrate en competir con aquéllos cuyo precio es igual o superior al tuyo.
  • El tipo de producto que vendes: si tienes un producto que de alguna manera puedes considerar único (real y sinceramente único), aléjate entonces de los mercados generalistas y de precio bajo, y concéntrate en competir dentro de nichos de mercado específicos.
  • Tu “Propuesta Única de Ventas”: Aquello que te hace diferente de los demás. Identifica empresas que tengan propuestas iguales o similares a la tuya, y compite con ellas, o tómalas como referencia.

Tener claro que estás compitiendo con las empresas adecuadas, te aliviará muchos dolores de cabeza, le permitirá a tu empresa competir sanamente, desarrollarse y experimentar la grata sensación de ir creciendo según sus propias capacidades.

Tómalo en cuenta cuando desarrolles tu plan de negocio o cuando, durante el camino, te des cuenta de que estás compitiendo contra quién no debes.

 

Artículo relacionado: Planificación Estratégica: La Diferencia entre Deseos y Metas.

Popularidad e Influencia en Redes Sociales (Parte III): Crea Tu Propia Voz.

Popularidad e Influencia en Redes Sociales (Parte III): Crea Tu Propia Voz.

Crea Tu Propia Voz - Joel Pinto RomeroDefinitivamente el tema de la “influencia” en Redes Sociales genera mucha expectativa.

Tal vez sea porque ser influyentes es el objetivo de muchos y están aprovechando el impacto que crean las redes sociales para ganar una extraordinaria visibilidad y convertirse en personas populares, creyendo por ello que son “influyentes”, tal vez se trate de personas que quieren aportar realmente valor a otros.

Un comentario que hizo mi querido compañero Juan Urrios en una entrega anterior (vínculo al final) refleja la realidad que se esconde detrás de cada persona influyente.

Vale decir, detrás de toda persona que puede aportar valor y generar un cambio en la vida de otras, y que debe también ser la realidad detrás de nuestra presencia digital.

Lo copio con su permiso:

“Debemos tener nuestro propio criterio. No por influyente y responsable que sea alguien, tenemos ni debemos decir amén a todo lo que diga, ya que seríamos meros monos de repetición. Es evidente que cuanto más preparada esté una persona mayor será su nivel crítico…”

 

La importancia de crear tu propia voz.

 

El comentario de Juan menciona tres cosas fundamentales para que puedas desarrollar una personalidad propia, que sea tuya y no la copia de cualquier otro personaje de los que pululan por las redes sociales, que te identifique y que te permita dejar tu propia huella.

  • Debemos tener nuestro propio criterio: Dar paso a nuestras propias opiniones, pensamientos, reflexiones, criterios… Para tener una voz propio es necesario que tu voz te pertenezca, que sea tuya, y eso solamente será posible si esa voz surge únicamente, y naturalmente, de ti. No importa lo muy fuerte o muy suave que pueda ser, es tu voz, te pertenece y te identifica.
  • No te conviertas en un mero mono de repetición: Y no creo que haga falta agregarle nada. Compartir contenido solamente porque lo escribe alguien que tu consideras influyente, o porque el título te resultó atractivo y nada más, no es la mejor manera de construir tu propia voz. Lo que compartes, incluso el contenido que generas tu mismo, debe ser un reflejo de tus pensamientos, de lo que crees que está bien y que aportará valor a los demás. Compartir por compartir te convertirá en una antena repetidora y nada más. No aportarás nada y nadie escuchará tu voz, porque no la tendrás.
  • Cuanto más preparada esté una persona, mayor será su nivel crítico: Y es realmente este punto el que te ayudará a construir una voz fuerte y muy tuya: formarte continuamente, leer mucho, participar en grupos de debate y de discusión, preguntar lo que no sabes, indagar, buscar, tener siempre una sed de conocer cosas, de aprender más, de formarte en aquello por lo que sientes pasión. De esta manera, no solamente tendrás un nivel crítico lo suficientemente fuerte como para distinguir el grano de la paja, sino que podrás compartir, y generar, contenido realmente interesante, de valor, que le gustará a la gente que lo lee y que les ayudará a propiciar cambios en sus vidas y sus negocios.

Mientras preparaba este post, uno de los blogueros que leo con más regularidad y de quien comparto casi todo lo que publica y que te recomiendo leer, Andrés Pérez Ortega, especialista en Marca Personal, publicaba en su blog un artículo titulado “¿Eres una voz o un altavoz?” en el cual escribía la siguiente frase: “La Marca Personal es un instrumento que se basa en el desarrollo de las libertades individuales y yo creo profundamente en ello.”

Y justamente se trata de eso: ¡tu libertad individual! Tu voz debe ser un reflejo libre de quién tu eres, tanto profesional como personalmente, un reflejo honesto, sincero, sin maquillajes ni tapujos. Cualquier cosa que sea impuesta – bien sea para hacerte más popular o ganar más visibilidad – se notará en el tiempo.

Dicen que “primero se atrapa a un mentiroso que a un cojo”, y es algo que debes tomar en cuenta.

Que por encima de todo, brille tu voz, grande o pequeña, fuerte o suave, pero que sea ella la que le de vida a tu individualidad.

 

Artículos recomendado:
El artículo que te mencioné de Andrés Pérez: Te van a oír XVIII: ¿Eres una voz o un altavoz? a quién definitivamente te recomiendo leer.

Desde aquí puedes ir a las dos primeras partes de este post:
Popularidad e Influencia en Redes Sociales (Parte II): Escoge Lo Que Te Sirve y Lo Que No.
Popularidad e Influencia en Redes Sociales (Parte III): Crea Tu Propia Voz.

Artículo relacionado en este blog:
Popularidad e Influencia en Redes Sociales: ¿Conoces la diferencia?

 

Pin It on Pinterest